•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Exobreros de las plantaciones de caña en el noroeste del país, con afecciones renales que atribuyen a exposición a agroquímicos, iniciaron una marcha hacia la capital en demanda de tratamiento por sus padecimientos, que han cobrado miles de vidas, según líderes de la protesta.

Los trabajadores emprendieron la caminata el lunes en Chinandega, 134 kms al noroeste de Managua, a donde se dirigen en una penosa marcha por su condición de salud y sin logística, según sus dirigentes.

"Aquí no nos paramos hasta que lleguemos a Managua para que nos escuchen. Hay cientos de enfermos (de insuficiencia Renal Crónica) en etapa terminal y ya han muerto más de 8, 000 personas por esa consecuencia", declaró a la radio Ya, Luis Nicoya, uno de los líderes de la protesta.

Los manifestantes habían avanzado el martes unos 20 kilómetros y no sabían el tiempo que les llevará llegar a su meta.

Los trabajadores responsabilizan de sus padecimientos a la exposición a los agroquímicos y contaminantes que una empresa local, dueña de una central azucarera y productora de licores, habría usado en las plantaciones sin la debida protección para sus empleados.

Los marchistas piden que se reformen las leyes de riesgos y enfermedades profesionales que obligue a la patronal a responsabilizarse de los daños causados a su salud.

Asimismo piden que el municipio de Chichigalpa en Chinandega, donde se localiza la mayor producción cañera, sea declarada en "emergencia sanitaria" y que se hagan estudios que identifiquen las causas de la epidemia de insuficiencia renal en esa localidad.

Exigen también dar atención especializada a personas que padecen de este mal y que se realicen estudios técnicos de purificación del agua que consume Chichigalpa.

Los cañeros han protagonizado este año otras protestas, en las que incluso han ocurrido fuertes enfrentamientos con la policía.