•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Minutos después de que la Red Nacional de Albergues lanzara un SOS en busca de ayuda para sostener económicamente los 10 centros donde se brinda atención a mujeres y niños víctimas de violencia, la titular del Ministerio de la Familia, Mifamilia, Marcia Ramírez, señaló que el esfuerzo estatal está dirigido a la prevención.

Ante esta posición oficial, Martha Munguía, miembro de la Red de Albergues, se quejó de que “Nicaragua es uno de los pocos países donde los albergues o refugios para mujeres maltratadas o víctimas de violencia no cuentan con fondos del Presupuesto General de la República, es decir desde el año 92, cuando nació el primer albergue, nunca se ha contado con recursos estatales”.

Mencionó que en los últimos años los albergues han recibido niños y adolescentes referidos de Mifamilia.

“Lo de los albergues es una medida que puede ser transitoria para una situación de emergencia, de todos modos la Comisaría toma medidas cautelares: si una mujer está en peligro, controla que el agresor no esté cerca. Nosotros no pensamos que el albergue sea la solución, pensamos que la solución es la prevención desde el corazón de las familias”, apuntó la ministra durante una actividad en la Consejería del Distrito V de Policía.

No obstante, la funcionaria reconoció que llevar a una víctima a un albergue “es una medida de urgencia que puede proteger a alguien, no estamos en desacuerdo”.

DÉFICIT

Por su lado Munguía, quien es directora general de los dos centros que Acción Ya tiene en Managua y Estelí, reveló que los albergues o refugios atraviesan por una difícil situación financiera, porque cada uno requiere de 150 mil dólares anuales para funcionar y atender a unas 20 o 30 víctimas, pero solo obtienen unos 80 mil de la cooperación internacional.

El déficit presupuestario ya ocasionó el cierre de la casa-hogar que la fundación Casira tenía en Ciudad Darío, Matagalpa.

“Está cerrado temporalmente y no hay fecha de reapertura”, apuntó Munguía, quien advirtió que otros dos albergues podrían cerrar sus puertas si no consiguen apoyo presupuestario, porque este año algunos cooperantes internacionales concluirán los proyectos de ayudan que tienen en el país.

La comisionada mayor Isabel Largaespada, segunda jefa de las Comisarías, explicó que en la última reunión que sostuvieron con las representantes de los refugios no les externaron preocupación en torno al presupuesto, “porque con el PNUD ellas están recibiendo fortalecimiento para esta parte de los albergues”.

En los albergues o refugios las mujeres, niños y niñas víctimas de violencia extrema reciben atención especializada, alimentos, vestuario, acompañamiento legal e incluso orientación laboral, explicó Adilia Amaya, representante del Instituto de Promoción Humana, Inprhu.

Para hacer frente a la crisis económica, la Red de Albergues desarrolla una campaña de recolección de fondos para seguir ayudando a las mujeres.

Próximamente darán a conocer el número de una cuenta bancaria y un lugar específico para captar donaciones.

 

Albergue la salvó de agresor

TESTIMONIO. Cuando Irma Jazmina Robleto salió huyendo de su casa, ubicada en Managua, era de madrugada. La acompañaban sus hijos, de dos y cuatro años. No sabía dónde iba a pasar la noche, pero estaba clara de que no podía quedarse, porque tenía seis años de sufrir violencia por parte de su marido.

“Yo me fui porque él me quería pegar fuego adentro de la casa con los niños”, narró la dama.

En la Comisaría de la Mujer le recibieron la denuncia y la llevaron al refugio del Colectivo de Mujeres 8 de Marzo, en Managua. Ahí le dieron albergue con sus hijos por ocho meses, y recibió apoyo emocional y psicológico, lo que le permitió superar el drama que vivió.