Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El juez Séptimo de Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Alvir Ramos, ordenó a la Policía trasladar inmediatamente al Sistema Penitenciario Nacional, SPN, a tres de los cuatro implicados en los crímenes del cambista Oscar Real Herradora y el motociclista Guillermo Alvarado Tercero.

La decisión del juez se debió a que Róger de Jesús Altamirano, uno de los miembros de la agrupación criminal “Los Santeros” presunta banda responsable del doble crimen, quien está preso junto con tres acusados en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial nacional, DAJ, está infectado con chikungunya.

La preocupación del juez Alvir se debe a la posibilidad de que los otros tres acusados también sean infectados con el virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti y Aedes alboctus.

Los otros tres acusados son Constantino García González, Francisco Huete Escorcia, Jairo William Román, apodado “El Santero” y jefe de la banda del mismo nombre, según las autoridades.

Por su parte, el vocero de la Policía, comisionado mayor, Fernando Borge Aguilar, dijo desconocer la existencia de reos con Chinkunguya en las celdas preventivas de la DAJ, agregando que de presentarse una emergencia sería atendida de inmediato por el Ministerio de Salud.

JUICIO EN AÑO NUEVO

El juez Abelardo Alvir, quien hace dos días ordenó la acumulación en un solo expediente de las tres acusaciones presentadas por la Fiscalía contra “Los Santeros”, también remitió a cuatro de ellos a juicio para el 21 de enero del 2015.

En la misma audiencia inicial que se extendió más de tres horas, la Fiscalía propuso una planilla de 60 testigos con los que estaría demostrando en el juicio la participación de los imputados en los hechos acusados.

Roger de Jesús Altamirano, conocido como “Róger Peña”, participaba en la planificación y ejecución de los hechos delictivos brindando aseguramiento a los demás miembros de la agrupación en los sitios donde ejecutaban sus acciones, refiere la acusación.

Además del crimen contra el cambista, a la banda de "Los Santeros" se le achaca el robo en una casa de empeño en el Mercado de Mayoreo y el robo a cuatro mujeres en la capital.