•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La organización que han tenido los comerciantes de pólvora y el cumplimiento de las recomendaciones de las instituciones pertinentes, han incidido para que cada año disminuya el número de incendios y de personas quemadas durante las festividades de diciembre, consideraron fuentes consultadas por El Nuevo Diario.

El año pasado, entre el 1 y el 24 de diciembre, el Ministerio de Salud, Minsa, atendió a 33 personas quemadas, en diferentes centros de salud y hospitales del país y en el mismo período del 2012 atendió a 85.

Sin embargo, en lo que va del 2014 no se han registrado casos relevantes de personas quemadas o incendios, a excepción del ocurrido el pasado 3 de diciembre en unas bodegas del Mercado Oriental en las que se ahuma queso, mismo que fue apagado antes de que se propagara. Este no dejó pérdidas humanas.

[Te interesa: Incendio en El Oriental]

David Pérez, sargento del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, señaló que la mayoría de emergencias atendidas se trata de fugas de gas licuado, debido a que los tanques no son instalados correctamente y por mala manipulación de los mismos.

RECOMENDACIONES

Incluso, refirió que en estas fechas los accidentes de tránsito superan con creces a los relacionados con fuego. “En un turno de 48 horas tenemos entre 25 y 30 salidas", dijo Pérez, quien indicó que a pesar de ello siempre están capacitando a la población en medidas de prevención de quemaduras por manipulación de pólvora e incendios.

Este año el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua citó a los padres de familia en los colegios, para indicarles cómo evitar accidentes en estas fiestas decembrinas y qué hacer en caso de quemaduras, sobre todo con niños, pues según la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua, Aproquen, el 75% de infantes atendidos son menores de cinco años.

Pérez apuntó que las principales recomendaciones son no dejar que los niños manipulen la pólvora o la guarden en los bolsillos de la ropa que llevan puesta, y no vestir ropa de seda ni estar cerca de vehículos o del tendido eléctrico al momento de encender los fuegos artificiales.

En caso de que alguien resulte con quemaduras, lo mejor es verter abundante agua en la zona afectada; no usar cremas o similares, porque estas producen mayor irritación y hasta infección, añadió. Si la persona se envuelve en llamas, debe tirarse al suelo y rodar para que el fuego se apague.

Pólvora más segura

En tanto, Santiago Membreño Pérez, dueño de la venta de pólvora Divino Niño, y vicepresidente de la Asociación de Comerciantes de Fuegos Pirotécnicos, afirmó que la organización del sector y las capacitaciones recibidas de parte del Minsa, la Policía Nacional y los Bomberos, han permitido que la población tome más consciencia de los cuidados que se deben tener a la hora de manipular estos productos.

Aseguró que ahora no solo venden el producto sino que educan a los compradores sobre su manipulación. En ese sentido, explicó que los productos tradicionales como los cohetes y los morteros tienen la desventaja de que las mechas para encenderlos vienen descubiertas, y con un pequeño roce se activan.

En cambio, la pólvora importada, principalmente de El Salvador y Honduras, cuenta con cubiertas de papel con las que el encendido tarda entre 5 y 10 segundos.