•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La incertidumbre por el futuro de sus tierras fue la razón que empujó a cientos de campesinos a participar en una marcha realizada ayer en Managua por la Comisión Nacional por la Defensa de Nuestras Tierras, Lago y Soberanía Nacional.

Medardo Mairena, de 36 años, es un campesino que habita desde hace 15 años en la comarca Eloísa, de Punta Gorda, tras haber comprado una propiedad de 155 manzanas a otro hombre que --según él-- la tuvo en posesión otros 15 años.

A pesar de que no tiene un título de propiedad, dice poseer una escritura por la transacción de compra-venta de sus tierras. Él decidió participar en la marcha en contra del proyecto del Gran Canal Interoceánico tras haber sido visitado por una comitiva que llegó a medirle su vivienda.

“No midieron toda mi propiedad, pero sí midieron mi casa. Llegaron tres chinos con cuatro nicaragüenses, acompañados de tres policías y dos del Ejército. Me preocupa que me obliguen a vender mis tierras”, relata Medardo.

Además, asegura que otros campesinos de su comarca, cuyas propiedades están sobre la ruta del proyecto del canal, tampoco tienen títulos de propiedad sino solamente escrituras de compra-venta. A pesar de que nadie les ha hecho propuestas de comprar las tierras que poseen, en la zona nadie tiene planes de venderlas.

“Al menos en Punta Gorda todos tenemos una misma decisión: no tenemos en venta nuestras tierras, ni que nos paguen muy bien, pues ya estamos acomodados a como vivimos y es lo que pensamos heredarle a nuestros hijos. No nos imaginamos que nos trasladen a otro lado”, agrega Medardo.

También comentó que “así hemos sobrevivido sin canal y progresado mucho en esa zona, pues ya tenemos casas maternas, centros de salud, escuelas de primaria e institutos de secundaria, muelles de concreto. Entonces un canal no lo vemos necesario para nosotros”, considera.

Tanto Medardo como otros campesinos de su comunidad, cuyas propiedades fueron censadas y medidas por técnicos de la empresa HKND, concesionaria del megaproyecto canalero, aseguran dedicarse a la crianza de ganado y cultivo de granos y hortalizas.

No obstante, otros campesinos como Julián Mendiola y Ernesto Siles, habitantes de El Tule, del municipio de San Miguelito, dijeron ayer al participar de la marcha en Managua que si les pagan buen precio por sus tierras, estarían dispuestos a negociarlas.

PREOCUPACIÓN EN OMETEPE

María Jose García, habitante de la Isla de Ometepe, dijo que asistió a la marcha del canal porque le preocupa la presencia de personas que han medido tierras en Moyogalpa, al sureste de la isla.

“Ometepe no está en la ruta del canal, pero ha llegado gente a Moyogalpa que no sabemos de dónde son, que andan midiendo, no piden permiso a los dueños de las tierras y se meten a medir y tomar fotos. Tenemos miedo de que nos quiten nuestras tierras”, manifiesta María José.

Celia Contreras, del municipio de Paiwas, en la Región Autónoma del Caribe Sur, RACS, otra de las zonas marcadas por la ruta del canal, dice que la comunidad rechaza la forma en que se ha planeado la construcción del proyecto canalero.

“Creemos que no se ha consultado correctamente con las familias y esos planes no los hemos visto que sean transparentes, por lo tanto no creemos que sea viable”, opina Celia.

Tras el censo realizado por la empresa HKND en los municipios que serían afectados por la ruta del canal interoceánico, se conformaron los llamados Comité de Tierras y hace una semana estos se organizaron para crear la Comisión Nacional por la Defensa de Nuestras Tierras, Lago y Soberanía Nacional, aseguró Danilo Lorío, habitante de San Miguelito, en Río San Juan.

En la marcha participaron cientos de personas que llenaron uno de los carriles de la calle que va desde la gasolinera Petronic, cerca del Hospital Militar, hasta la rotonda El Güegüense, en el sector de Plaza España, en Managua.

Marcha sin incidentes

INCONFORMES• La queja generalizada de los organizadores y participantes de la marcha número 16 realizada ayer en Managua en contra del proyecto de canal interoceánico, fue de que instituciones del Gobierno hicieron retenes para tratar de impedir la pasada de buses y camiones con los manifestantes.

Sin embargo, no se registró ningún incidente de violencia ni hecho que lamentar, entre los manifestantes y las fuerzas policiales.

Tres buses con personas procedentes de varias comunidades y barrios del municipio de El Viejo, así como dos buses del municipio de Chinandega, fueron impedidos ayer de viajar a Managua a participar en la marcha, según denunciaron.

Como una violación a derechos ciudadanos calificaron funcionarios del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos de Estelí, el hecho de que la Policía no les permitió viajar a Managua con 150 personas, a un encuentro de promotores de derechos humanos.

Pobladores rivenses bloquearon la Carretera Panamericana Sur por espacio de 4 horas, y los más afectados fueron los transportistas de carga y pasajeros que se dirigían de Nicaragua a Costa Rica y los que viajan entre Managua y Rivas.

Aseguraron que ellos solicitaron permiso para viajar a Managua a la Policía Nacional y al Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, pero al tener una repuesta negativa optaron por trasladarse a la capital en dos busetas, dos camionetas y dos camiones, pero de El Rosario, no lograron pasar y decidieron manifestarse bloqueando la carretera.

 

(Corresponsales)