•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando la universitaria Marilú Espinoza se baja de la ruta 120, en la parada de la UCA, decide no utilizar el puente peatonal para llegar al otro lado de la calle. Tampoco usa el semáforo peatonal. Ella se juega la vida, junto a otras personas, cruzando la vía en medio del tránsito vehicular. Asegura que así se siente "más protegida".

“No me va a pasar nada, porque formamos un ‘grupito’ y entonces creemos que, como somos varios, no nos va a suceder ningún accidente", dice.

"Los puentes aéreos no los utilizo por la delincuencia, porque la misma población nos hemos dejado robar nuestros espacios. Al no utilizar estas estructuras (puentes), los delincuentes se aprovechan y amenazan a los pocos que lo utilizan. Ahora la presencia policial es frecuente, pero ya quedó ese estigma", explicó Moisés Jarquín, otro estudiante de la UCA.

En Managua existen 25 puentes peatonales ubicados en las vías más transitadas, pero muchos han decidido no usarlos, principalmente por temor a los delincuentes.

Heyling Martínez sostiene que sí utiliza los puentes y critica a quienes no lo hacen porque ponen en riesgo sus vidas.

“Es falta de conocimiento y de amor a sí mismo”, acotó.

Imprudencia

Cifras de Tránsito Nacional indican que en este año ha habido 95 muertes calificadas como imprudencia peatonal.

“La verdad es que casi siempre las personas vamos de prisa, y para que no se nos haga más tarde pasamos por alto los semáforos y los puentes peatonales. No nos atenemos a las consecuencias y el riesgo que corremos”, admitió Ileana Bermúdez, que es profesora.

En Managua, circulan casi 300,000 vehículos y viven más de un millón de personas.

El parque vehicular de Managua representa la mitad de lo que tiene Nicaragua, según cifras oficiales.

Iván Escobar, jefe de la Secretaría Ejecutiva de Tránsito Nacional, explicó que no existen lugares peligrosos para los peatones, sino que se generan “situaciones peligrosas” que son provocadas por los mismos transeúntes.

“Un ejemplo de ello es en la UCA, donde existe un puente peatonal y un semáforo peatonal; sin embargo, las personas prefieren sortear los vehículos y no utilizarlos”, explicó.

Causas

De acuerdo a las autoridades de tránsito, los accidentes peatonales se deben a que las personas caminan en estado de ebriedad, se cruzan la calle impetuosamente y no verifican el tránsito en las vías.

Destacó que los peatones también cruzan las calles en las esquinas, sin percibir el peligro al que se someten. Para Tránsito Nacional, estas acciones constituyen “imprudencia peatonal”.

Los expertos recomiendan que los padres de familia tutelen a los niños al momento de cruzar las calles, pues en lo que va del año registran a cinco menores muertos debido a accidentes viales.

Esos hechos habrían ocurrido por la falta de tutela.

Asimismo, los oficiales de tránsito aconsejan a los padres de familia fomentar la importancia de respetar las estructuras y señales peatonales.

Actitud

La pobladora Sandra Cuadra considera innecesaria y como una pérdida de tiempo utilizar los puentes. "Lo único es ser prudente y esperar que no vengan vehículos, ser cuidadosos para no tener accidentes”, alega.

Carlos Solís, investigador de accidentes de Tránsito Nacional, explicó que es importante que las personas sepan que la línea amarilla no genera confianza ni significa que los peatones puedan esperar allí.

Todas las personas que quedan a "media calle", sobre la línea amarilla, en realidad ponen su vida en peligro y cometen una "imprudencia peatonal", aseveró.

Solís sugiere que los peatones tengan conciencia, y den la debida utilidad a los puentes y semáforos peatonales.

En caso de que no haya puentes, recomienda que los peatones sean más prudentes y formen un grupo de personas para cruzar la calle.

“No es conveniente que las personas se crucen la calle donde hay puentes, y si lo hacen, se recomienda que se tomen de la mano y que observen a ambos lados antes de cruzarse”, dijo.

 

Tránsito Nacional promueve la campaña "Respetando las señales de tránsito, protejo mi vida", para evitar los accidentes, que este año han provocado la muerte de más de 600 personas.

La raya amarilla

Esa señal significa que hay doble vía, pero no concede el derecho a los peatones para que esperen allí cuando los vehículos están circulando.

Pereza

El sociólogo Edgar Palacios dijo que una de las razones por las que no se usan los puentes peatonales se debe a la “pereza” de las personas y por la falta de costumbre.

Campaña

Las autoridades deben divulgar sobre la importancia del uso de los puentes aéreos y peatonales, para así crear la costumbre.

Calidad

Si la estructura de los puentes no está en buenas condiciones, las personas no tendrán la confianza para utilizarlos.