•  |
  •  |
  • EFE

La ONU advirtió el lunes que Nicaragua, la segunda nación más pobre de América Latina con 64 un por ciento de sus 5,14 millones de habitantes viviendo con un dólar o menos al día, se está transformando en "un país de elite".

"Hay una elite que va al INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas), a universidades norteamericanas, o estudia en el Colegio Centroamericano (Managua), y hay otra parte, que es la mayoría de la población, que no tiene acceso a nada o prácticamente a muy poco", alertó el coordinador en Nicaragua del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), Alfredo Missair.

Analfabetismo "tremendamente alto"

En declaraciones a un canal de la televisión local, previo al lanzamiento de la campaña del 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Missair calificó de "sorprendente" el sistema educativo en Nicaragua.

El diplomático anotó que este país centroamericano tiene un nivel de analfabetismo "tremendamente alto", pese a que en 1980, durante el primer gobierno sandinista, se redujo del 54 a un 13 por ciento, y le hizo merecedor del reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Hasta 2005 el analfabetismo alcanzaba el 20,5 por ciento de una población de 5,14 millones de habitantes, según el estatal Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE).

El representante del PNUD dijo, además, que la calidad de la educación en Nicaragua es "realmente muy baja y por sobre toda las cosas (existe) una repitencia y una pérdida de alumnado que es pavorosa".

Sólo un 60 por ciento de los niños que ingresan a la educación primaria logra terminar sus estudios y de esos sólo un 40 por ciento continúa sus estudios y "muchos de ellos tampoco terminan la secundaria".

Fortuna y poder para algunos

Otra diferencia notoria en Nicaragua, según Missair, es que hay ciudadanos que amasan "fortunas, poder, con estructuras económicas y sociales", pero la gran mayoría no tiene acceso a nada o a muy poco.

"De alguna manera tenemos que darnos cuenta que si concentramos todo el dinero y la riqueza que produce este país en los más ricos y a los más pobres les damos una atención de cuarta o de quinta, el país se va a transformar en algo muy complejo de llevar adelante", advirtió.

"Nicaragua tiene que tener mucho cuidado con que la disparidad no siga creciendo", porque la desigualdad produce violencia, añadió.

El diplomático dijo que una de las lecciones que Nicaragua debe aprender es que los naciones de Europa más exitosas son los países que menos desiguales son.

Missair hizo un llamado al gobierno y al sector privado a dar prioridad a los sectores menos favorecidos del país.

Otro punto donde Nicaragua vulnera los derechos humanos, según el representante del PNUD, es el alto índice de pobreza y desnutrición crónica infantil.

"Los indicadores nos muestran que en Nicaragua un tercio de la población infantil en edad escolar primaria padece de desnutrición crónica", subrayó.

Otros problemas de derechos humanos son la falta de equidad de la mujer, que a juicio del diplomático, "es el freno al desarrollo de Nicaragua"; el "bajísimo" salario mínimo que devengan trabajadores; el alto coste de la canasta básica; y la falta de acceso a agua limpia.

Por otro lado, Missair afirmó que la campaña del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que inicia hoy y concluye el 31 de diciembre de 2008, tratarán de enfrentar esos problemas de derechos humanos.