Lésber Quintero
  •   Corresponsal / Rivas  |
  •  |
  •  |

Bachilleres del suroriente del país, que no podían ingresar a universidades por falta de recursos, son beneficiados con un programa financiado por la Unión Europea que, además de estudios, les garantizará recursos para que emprendan su propia empresa y generar empleos.

El proyecto es conocido como Agroinsur y cuenta con un fondo de 1.2 millones de euros, que serán utilizados para formar a 40 técnicos en agroindustria, y entregar a cada egresado 2,500 euros para “que establezcan microempresas en sus comunidades”, explicó Óscar Salinas, gerente de la iniciativa.

Los estudiantes, que provienen en su mayoría de zonas rurales y comunidades indígenas de Masaya, Granada, Rivas y Carazo, iniciaron estudios en la carrera de Técnico Superior de Agroindustria, en agosto de este año, en la Universidad Internacional de Agricultura y Ganadería de Rivas, y para el segundo semestre del 2017 se espera que se gradúen y establezcan sus negocios.

Meta: generar empleo

Explicó que la formación en Técnico Superior en Agroindustria les brinda conocimientos para procesar y ofertar productos alimenticios, cárnicos, musáceas, lácteos, cereales, frutas y hortalizas. “Ellos tienen la opción de decir cuál de estas líneas es la que van a trabajar”, precisó.

Al establecer su microempresa, cada alumno empleará a diez jóvenes, por lo que la meta es generar 400 puestos de trabajo en sus comunidades.

Hacen planes

Los 40 becarios fueron seleccionados de entre cien aspirantes. Leyla Castillo Alemán, de 18 años y originaria de Las Pilas, en la isla de Ometepe, es una de las beneficiadas. Revela que la oportunidad que tendrá de generar empleo en su localidad, es muy valioso, aunque aún no ha decidido su línea de negocio.

Zulema Quiroz, otra becaria, cuenta que provine de una familia que vive de la agricultura, y por falta de recursos económicos no había ingresado a la universidad. “Con este proyecto tenemos la oportunidad de estudiar y procesar los alimentos que siempre hemos tenido tan cerca, pero que no los hemos explotado”, dijo la joven originaria de la comunidad Las Mesas, del municipio de Belén.

40 jóvenes son apoyados con fondos para estudiar, emprender un negocio y generar empleo en sus comunidades.