•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Confiesa que vuelve a su país mas impregnada de la cultura latina. Ingrid Hsing (Ying-Whei) ha realizado en Centroamérica la mayor parte de su labor diplomática en el exterior, desde 1989 cuando llegó a Costa Rica como Primer Secretario de la embajada de Taiwán. Luego estuvo en Panamá, entre 1998 y 2005, y ha sido embajadora en Managua desde 2011, tras permanecer tres años en Ecuador.

¿Cuál es el recuerdo más fuerte que se lleva de Nicaragua?

El recuerdo que siempre atesoraré de mi estadía en Nicaragua, será la simpatía, el cariño, la confianza, el calor humano de la gente. Todo eso lo he podido experimentar y sentir en cada uno de los eventos o actividad a los que he asistido, ese cariño que el pueblo de Nicaragua siente por Taiwán. He podido notar la confianza y apoyo de Nicaragua hacia Taiwán. Otro aspecto que recordaré siempre, son los diversos mecanismos de eficiencia con los que trabajan los funcionarios del gobierno junto a la población, se nota la entrega por su país.

¿Qué idea tenía de Nicaragua antes de venir aquí, y cuál es la idea predominante que hoy se lleva de este país?

Conocía poco de Nicaragua, la verdad; tenía conocimiento sobre su clima y sobre su pueblo luchador y trabajador. Desde años atrás había tenido contactos con amigos nicaragüenses que me describían la calidez del pueblo. La verdad es que desde mi llegada me ha impresionado la fraternidad y sinceridad de las personas de este hermoso país.

¿Hay algo de Nicaragua que le recuerde a Taiwán?

Lo más parecido que siento que hay entre Taiwán y Nicaragua, es el clima de verano, pues, muy parecido al de Taiwán, aunque aquí hace más calor. También puedo decir que los taiwaneses y nicaragüenses se parecen en la amabilidad, hospitalidad y simpatía con la que reciben y tratan al extranjero. Aunque debo decir que los taiwaneses somos un poco más reservados a la hora de expresar nuestros sentimientos; quizás es mi visión, mi percepción o quizás sea que ya me siento más latina.

Hace décadas Taiwán estuvo en condiciones de pobreza que luego superó. ¿Cuál fue la clave para salir adelante?

La clave de ello ha sido la disciplina, insistencia y confianza del pueblo taiwanés, en salir adelante a través de un arduo trabajo. Por supuesto que la educación ha sido la base fundamental para llevar a Taiwán hasta donde se encuentra hoy, ya que un país sin una buena educación no puede avanzar hacia el progreso de su pueblo. También debo decir que mi pueblo, mi gente, tiene una gran fe en su gobierno, que siempre ha sostenido una política de beneficio social, económico y de progreso. Es por ello, porque pasamos las mismas situaciones de pobreza, ahora que somos un país bastante desarrollado siempre estamos dispuestos a ayudar a los países amigos, ya sea a través del gobierno central o por medio de las miles de ONG que existen en Taiwán.

¿Qué ha cambiado en Nicaragua desde que usted vino hasta hoy?

Creo que mucho. Aunque debo decir que cuando llegué aquí, Nicaragua no estaba tan mal tampoco, ya se notaba el progreso. Ahora puedo ver que hay más y mejores obras públicas, se ha fortalecido cada momento más. Desde el punto de vista turístico, ahora se aprecian más instalaciones que pueden visitar los turistas, un ejemplo de ello es el Puerto Salvador Allende y la Avenida Bolívar, que muestran los grandes avances que está haciendo el gobierno por fomentar el turismo en Managua. No obstante, se necesitan más inversiones en la infraestructura para facilitar mejor el acceso de los turistas. En lo cultural, se ha notado cómo a nivel internacional se conoce cada vez más a Nicaragua, a través de su riqueza histórica y humanista.

De los sitios turísticos que conoció en Nicaragua, ¿cuál es su favorito? ¿Por qué?

Aparte de los ya mencionados, en lo personal me han gustado mucho los lugares rústicos, más naturales. Debo decir que uno de mis lugares preferidos y en el cual he estado varias veces, es el Cañón de Somoto, es un lugar ideal para estar en contacto con la naturaleza. Es una linda experiencia que siempre conservaré en mi corazón y seguro que si llego a regresar, lo volveré a visitar.

¿Qué recomienda usted para mejorar el turismo en Nicaragua?

Reitero que es necesario mejorar las infraestructuras viales, para que todos tengan acceso a los bellos lugares que posee Nicaragua. Quizás construyen hostales también, que no estén peleados con la naturaleza, que sean armónicos entre sí, como en la Isla de Solentiname o como San Juan de Nicaragua, para que todos tengan la opción de conocerlos y disfrutarlos. Claro que para ello es necesario que los avances no signifiquen la destrucción de la naturaleza, sino que sea un progreso que conserva lo natural.

¿Cuál es la frase de los nicaragüenses que le gustaría repetir estando lejos de aquí?

La frase… Desde que llegué a este hermano país, he aprendido algunas de las frases que los hacen únicos, pero quizás por la época debo decir que la que más me gustaría repetir las veces que tenga la oportunidad, es: “¿Quién causa tanta alegría?” ¡La Concepción de María!” Seguro que la recordaré siempre, por el fervor con que he visto que responden las personas, se nota que este pueblo es bien religioso y que confía mucho en Dios.

Si tuviera que hacer recomendaciones a turistas taiwaneses, ¿qué les sugeriría hacer en Nicaragua?

Les recomendaría visitar todas sus bellezas naturales, que vengan a disfrutar el calor humano que ofrece este pueblo. Los sitios que recomendaría serian: el Cerro Negro, el Mombacho, las Isletas de Granada, León Viejo, El Castillo, la Isla de Ometepe, entre muchos. Les diría que realizaran la caminata de la Reserva del Mombacho, que tarda dos horas en realizarse, pero que le permite a la persona estar en completo contacto con la naturaleza. Que monten a caballo en el Cañón de Somoto y que recorran todas las Isletas de Granada.

¿Qué comida va a extrañar?

Entre las muchas que tuve el placer de probar, mi preferida es el Caballo Bayo porque en ese plato se encuentra una gran variedad de la rica comida nicaragüense, especialmente el chicharrón que es muy rico.

¿Cuál fue la canción que más bailó aquí?

En este país existen muchas canciones nacionales que me gustan mucho y que también he bailado, pero creo que si tuviera que escoger una, sería “Nicaragua, Nicaragüita”, aunque una canción que he cantado muchas veces y que siento como mía, es “Nicaragua mía”. Es una gran canción y me gusta muchísimo. Recuerdo que la cantamos durante la celebración del 102 aniversario de fundación de mi país y la cantaré muchas veces cuando regrese a Taiwán.

¿Cómo cree que cambiaría Nicaragua si hicieran el canal interoceánico?

Es un gran proyecto y una enorme oportunidad de crear miles de empleos, que permitirán a este hermano país alcanzar un enorme desarrollo económico y social. Si todo llega a concretarse, como se espera, Nicaragua abrirá sus puertas al mundo entero por medio del comercio internacional que transitará por el canal, así como servirá para impulsar el auge turístico que está experimentando ahora.

¿Cuál es su próxima misión?

En este retorno a mi país, me espera una bella misión, la de estar con mi familia, ya que es una bendición poder estar de nuevo con ellos. Para mí, no hay nada más importante que estar con mi familia, ya que llevo muchos años un poco lejos de ellos, aunque seguiré trabajando en Cancillería de Taiwán, siempre buscando cómo trabajar por el bienestar de mi pueblo y de mis amigos nicaragüenses. Desde ya les deseo una Navidad llena de bendiciones, y que el nuevo año les traiga paz, amor y prosperidad, y que este hermano país cada día logre más unión y progreso. No les digo adiós, sino ¡hasta pronto Nicaragua!.