•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin saber a dónde ir o a quién acudir para hacer valer sus denuncias por presuntas arbitrariedades de las autoridades que han retenido sus vehículos, se declararon ayer muchos ciudadanos quienes al llegar al Depósito Vehicular Municipal, no les queda de otra que aceptar las razones del traslado y pagar las imposiciones, si quieren su automotor de regreso.

A Adrián Espinoza Martínez, de profesión taxista, lo encontramos muy molesto ayer en la entrada al depósito vehicular. De entrada dijo que su unidad le fue retenida de forma injusta. “No estoy en contra de que las autoridades tomen medidas contra los conductores cuyos vehículos están mal parqueados o invadiendo la acera, pero otra cosa es afectar a las personas que andan trabajando”, se quejó.

Añadió que pese a que él condujo el vehículo bajo la custodia policial, le dijeron que debía pagar el servicio de grúa. “Eso no puede ser, cuando el conductor trae su vehículo, gastando su gasolina. Eso es un robo y abuso de autoridad”, expresó Espinoza, acusando a los oficiales de Tránsito de actuar como “juez, jurado y verdugo de los conductores”.

Lo peor en su caso, es que todo se debió a un error de los oficiales que lo detuvieron, pues confundieron la moto en que se movilizaba, con otra que le argumentaron estaba circulada.

Pérdidas

Blanca Rosa Velásquez Martínez es propietaria de un automotor que sacó hace cuatro días de la aduana. Contó que como socia de la Cooperativa Xolotlán, mandó el automotor a trabajar, pero fue detenido y mandado a resguardo al depósito.

“Tan solo había recogido C$900, y la cuota mensual del pago del carro es de US$500. Perdimos tres días de trabajo y ahora todavía hay que pagar una multa que no fue notificada, aparte C$500 por grúa que no se usó, y los días de estadía en el depósito”, expresó la señora Velásquez, cuyo hijo era el conductor.

El joven asegura que el viernes llegó a dejar a unos pasajeros a Plaza Las Américas, y en el momento que los usuarios se bajaban llegaron unos oficiales motorizados, le pidieron los documentos del vehículo y lo detuvieron, ello según él, pese a que demostró que todos los documentos estaban en regla.

“Esto es una pérdida de tiempo. Una locurita que tienen los policías. ¿Quién paga el tiempo perdido en esto? Tengo mi seguro vigente, igual la circulación y mi licencia normal”, dijo Morales, a quien según contó lo amenazaron con detenerlo hasta concluir las averiguaciones sobre su moto.

 

“Es para corregir en la vía”

Accidentes• Ante las quejas de la población, El Nuevo Diario pidió información a Divulgación de la Policía Nacional, y ahí dijeron que se iba a consultar. Mientras tanto, el comisionado Iván Escobar, jefe de la Secretaría de Tránsito de la Policía Nacional, en un medio de difusión radial indicó que el “Plan Carretera” es para que la población corrija los comportamientos inadecuados sobre la vía.

“El objetivo es prevenir los accidentes que vemos a diario. Por eso ahora no hay concentración de accidentes de tránsito en un solo punto a nivel nacional. Los accidentes están disgregados, y los ocurridos han sido en las vías secundarias, ya no en las primarias, lo que significa que el plan ha venido dando los resultados necesarios”, expresó el comisionado Escobar.

“La estadía”

Indicó que todos y cada uno somos parte del problema y parte de la solución. De ahí viene que la Policía Nacional apuesta a la educación, prevención y, al final, a la coacción.

El promedio del costo por traslado de grúa es entre C$500 y C$700, pero depende de la distancia y, según la Ordenanza Municipal 02-2013, la persona que cometió la infracción tiene la opción de trasladarse voluntariamente hasta el depósito vehicular, el cual tiene una capacidad para albergar 350 vehículos. Los vehículos livianos de 4 ruedas pagan C$70 por día, C$10 las motocicletas y C$100 los vehículos pesados.