•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía Nacional brindó una conferencia de prensa este miércoles en la que explicó los hechos que se produjeron en el kilómetro 260 de la carretera Managua-San Carlos, frente a la comarca de El Tule.

La jefa de la institución policial, primera comisionada Aminta Granera, expuso que desde el día 17 de diciembre alrededor de 300 personas “han estado violentando el derecho de movilización de las familias en una fecha especial en el que el comercio se activa”, afectando “las ventas y a transportistas”.

[Te interesa: Manifestantes piden la mediación del cardenal Brenes]

En ese sentido agregó que “hubo un hecho muy grave, un hecho criminal” como fue el de amenazar con la quema de una cisterna de mil galones de combustibles, exponiendo al peligro la vida de la población y ante esta situación los oficiales procedieron a desalojar el tranque.

La primera comisionada añadió que la Policía “ha actuado con tolerancia y responsabilidad”, con respeto con todas aquellas protestas que "no afectan" los derechos de otras personas de trabajar y circular.

Desalojo

“La mañana de hoy, tropas especiales de la Policía Nacional hicieron un llamado a las 300 personas que estaban violentando el derecho de circulación del tramo Managua-San Carlos para que desalojaran la vía. Ante la negativa de las personas procedimos al desalojo haciendo uso de gases lacrimógenos.”, narró Granera.

Tras el desalojo quedaron 15 policías lesionados, uno en estado crítico, cinco campesinos heridos, 33 detenidos que serán investigados y ningún fallecido.

La Policía destacó que el trásito en dicha vía ya había sido restablecido totalmente.

Los detenidos pasarán a la orden del Ministerio Público para ser procesados por estos hechos.