•  |
  •  |
  • END

(Publicado en Confidencial)

La ayuda presupuestaria programada para este año en 115 millones de dólares, de los cuales solamente se han desembolsado doce, se tambalea en la cuerda floja y podría cancelarse de forma definitiva en 2009, como resultado de la crisis de credibilidad democrática que enfrenta el gobierno del presidente Ortega ante la comunidad donante.

Con la excepción de Noruega y Suiza, que efectuaron desembolsos conforme lo programado, otros donantes han cancelado o reducido sus aportes, y en los próximos días se espera la decisión que adoptará la Unión Europea, sobre un paquete que suma 29.5 millones de euros (casi 37 millones de dólares) en ayuda presupuestaria.

A diferencia de otras entidades que adoptaron sus decisiones sobre el desembolso de la ayuda antes de las elecciones municipales, la Unión Europea decidió esperar el resultado de los comicios del nueve de noviembre para valorar el grado de transparencia de los mismos antes de decidir el destino de la ayuda.

“Ésta es una decisión que ya no se toma a nivel de la embajada en Managua, sino en la sede de la Comisión en Bruselas, en el despacho de la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, ella es quien decidirá en los próximos días”, explicó Marc Litvine, encargado de la misión de la Unión Europea en Managua.

Replantearán canal de cooperación
Y si por la víspera se saca el día, es evidente que Bruselas tiene serias reservas sobre la transparencia de las elecciones del nueve de noviembre. Dos semanas después de las elecciones, la comisaria Ferrero-Waldner emitió una declaración indicando que “la EU apoya las peticiones de transparencia de los resultados electorales”. La Ministra de Relaciones Exteriores de la UE reveló que le hizo un ofrecimiento al canciller Samuel Santos “para apoyar un recuento de votos, una revisión o, incluso una repetición del proceso”

“La Comisión Europea cuenta con evidencias de que hubo fraude durante las elecciones municipales, y en esas condiciones no puede autorizarse el desembolso de la ayuda presupuestaria, eso ya es cosa del pasado, lo que se debate ahora son las condiciones de la cooperación en el futuro”, explicó un diplomático europeo.

Entre las opciones que se debaten para el próximo año, contemplan mantener la ayuda al gobierno de través de proyectos, o reorientar un componente importante de ésta hacia organizaciones de la sociedad civil.

Holanda redujo 50 por ciento
Finlandia fue el primer país en hacer pública su decisión de suspender un desembolso de dos millones de euros en ayuda presupuestaria, por el deterioro del estado de la democracia en el país.

Pero la reducción más importante, entre los donantes bilaterales, provino de Holanda. El embajador de Holanda, Lambert Grijns, confirmó que su gobierno decidió reducir en un 50% el desembolso de la ayuda presupuestaria programada. “Lo programado eran 12 millones de euros, y se desembolsaron 6 millones (unos 7.5 millones de dólares)”, indicó.

La decisión holandesa se tomó hace varios meses en la sede de su gobierno, a raíz de la cancelación de la personería jurídica del Movimiento de Renovación Sandinista y del Partido Conservador, y se le comunicó oficialmente al gobierno de Nicaragua en octubre.

Suiza y Noruega confirman
Noruega y Suiza son los únicos países que efectuaron sus desembolsos conforme lo programado. Noruega aportó 3.2 millones de dólares y Suiza está en el proceso de desembolsar 5.2 millones, explicó Peter Bischof, Director de la Agencia de Cooperación Suiza para el Desarrollo Cosude, y coordinador del Grupo de Apoyo Presupuestario (GAP).

El diplomático explicó que los donantes analizan de forma conjunta la situación del país, pero luego cada gobierno toma su propia decisión. Bischof recordó que la ayuda presupuestaria depende no solamente de criterios técnicos, sino también de la observancia de los “principios fundamentales” de la cooperación, entre los que se incluyen el respeto a los derechos humanos, la transparencia, el estado de derecho, y las elecciones libres.

“Evidentemente en este momento se presta mucha atención a la forma como transcurrieron las elecciones, como se evidenció en la declaración de la mesa global de países donantes”, indicó Bischof.

Sobre lo que podría ocurrir con la ayuda presupuestaria en 2009, el coordinador del GAP dijo que existe un compromiso de desembolsar 100 millones de dólares, pero en este momento los donantes están analizando la situación del país. “Preferimos no tomar una decisión en caliente, queremos ver con claridad cuál es el rumbo futuro del país, y esperar a ver si se alcanza una solución transparente y justa al problema”, comentó.

BID, BM y FMI
El otro componente de la ayuda presupuestaria --unos 40 millones de dólares-- proviene de los fondos del Banco Mundial y del BID, quienes habían programado desembolsos por 20 millones de dólares cada uno.

Sin embargo, el desembolso de dichos fondos requiere de aprobación de la Asamblea Nacional, y está sujeto a las condicionalidades del programa con el Fondo Monetario Internacional.

Por el momento, el gobierno de Ortega está incumpliendo al menos cuatro requisitos del FMI: la elección del Consejo Directivo del Banco Central, que se mantiene acéfalo desde hace varios meses; la aprobación del protocolo de entendimiento entre el gobierno y Unión Fenosa; la aprobación de la reforma presupuestaria 2008, y la aprobación del presupuesto 2009.

Ante el clima de polarización política que domina el Parlamento, fuentes vinculadas con el PLC consideran poco probable que estas cuatro decisiones sean adoptadas en la Asamblea Nacional durante la presente legislatura.

“El problema de fondo no es lo que ocurrirá en 2008 sin la ayuda presupuestaria, eso es manejable, la verdadera crisis empieza en 2009, al desfinanciarse el programa económico con el FMI”, advirtió una fuente vinculada con los organismos internacionales.