•   Juigalpa y Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pasado el mediodía de este 30 de diciembre, la Policía Nacional liberó al último de los seis campesinos que permanecían presos desde la madrugada del 24 de diciembre, tras ser detenidos por realizar tranques en Rivas y Río San Juan, en protesta contra los planes de construcción del canal interoceánico.

El último en recuperar la libertad fue Ronald Henríquez Delgado, quien salió de las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, cerca de la una de la tarde, confirmó Adelayda Sánchez, vocera del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Anteriormente, a las 6:30 am había sido excarcelado y entregado a la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, el ciudadano Octavio Ortega Arana, líder del Comité Nacional para la Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía.

Ortega, quien muestra moretones en el pómulo izquierdo así como en el brazo y antebrazo derecho, fue entregado por las autoridades policiales de la DAJ, al secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, confirmó Pablo Cuevas, asesor jurídico de ese organismo no gubernamental.

Dos horas más tarde, pero en Juigalpa, Chontales, fueron excarcelados y entregados al obispo de esa ciudad, monseñor Sócrates René Sándigo, otros cuatro campesinos que estaban presos por la misma causa en esa región central del país.

Los campesinos entregados a monseñor Sándigo fueron capturados en la comarca El Tule, la madrugada del 24 de diciembre, cuando policías antimotines los desalojaron de un tranque que obstaculizaba el libre tráfico vehicular sobre la carretera que conduce a San Carlos, Río San Juan.

Ronald Henríquez y Octavio Ortega fueron arrestados en la misma fecha, pero por organizar tranques en la vía pública en la sureña ciudad de Rivas.

Inicialmente la Policía detuvo a 47 personas, pero el pasado 26 de diciembre la institución policial empezó a realizar las liberaciones de los detenidos.

“APRENDER A DIALOGAR”

Monseñor Sócrates René Sándigo hizo un llamado a los nicaragüenses, a la reflexión, sobre todo en casos tan críticos como los acontecidos en días recientes en Rivas y El Tule, Río San Juan.

“La Iglesia es una madre que quiere a todos sus hijos, ella procura la paz y la armonía”, afirmó el obispo Sándigo, y agregó que los nicaragüenses deben aprender a dialogar para resolver los problemas.

El obispo Sándigo también destacó la labor del sacerdote Félix Pedro Trigueros, párroco de la comunidad El Tule, quien hizo un importante papel de mediador tras ocurrir los enfrentamientos entre campesinos y policías.

7 DÍAS permanecieron detenidas las últimas personas en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ.