•   Corresponsal / Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Centenares de nicaragüenses abarrotaron las playas del departamento de Rivas, para dar la bienvenida al 2015, entre las olas, juegos de playa, tours acuáticos y tragos de ron compartidos entre amigos y familiares, para ahuyentar el desvelo del 31 de diciembre.

Como ya casi es tradición, los balnearios de San Juan del Sur, ubicados en el litoral del Pacífico, fueron los más concurridos, al igual que las costas de San Jorge, muy visitadas por veraneantes que prefieren darse un chapuzón de Año Nuevo en las dulces aguas del lago Cocibolca.

En San Juan del Sur, los miles de veraneantes no solo abarrotan la bahía de esta ciudad portuaria, sino también las avenidas del malecón y calles céntricas lucen abarrotadas de vehículos particulares y buses provenientes de varias ciudades cargados de bañistas.

De igual forma, era una tarea difícil hallar habitaciones disponibles en los hoteles y hostales de esta ciudad, ubicada 152 kilómetros al sur de la capital.

“Este es uno de los buenos momentos que vive el sector hotelero y restaurantero de San Juan del Sur, y el día que más visitas recibimos es el primero de enero, por consiguiente las ventas mejoran y las habitaciones permanecen ocupadas en un 100%”, manifestó Guadalupe Morales, propietaria del hotel La Misión y del restaurante El Buen Gusto.

MÁS TURISMO NACIONAL

La empresaria turística indicó que desde el 25 de diciembre en San Juan del Sur se registra un fuerte flujo de personas que entran y salen, y que por esta razón las casi 900 habitaciones de las que dispone la ciudad para alojar a unas 2,000 personas permanecen reservadas.

“Y así permanecerán hasta el próximo domingo que culminan las vacaciones”, precisó Morales.

Jazmina Castro, propietaria del hostal Amelia, detalló que dicho establecimiento tiene capacidad para alojar a 24 personas, y que desde el 25 de diciembre no tiene habitaciones disponibles.

PESCADORES HACEN TOURS

Pescadores que también se dedican a ofrecer tours por la bahía, aseguran que desde hace cuatro días han mejorado sus ingresos debido a que hay más demanda del nuevo servicio que ofrecen.

“En este momento estamos trabajando 5 pangas en las que por cada viaje cobramos por persona entre 30 y 40 córdobas, y cuando se nos cae la demanda retornamos a la pesca”, comentó Francisco Lacayo.

El arribo masivo de veraneantes también genera ingresos a quienes trabajan como conductores, tal el caso de Haykel Moraga, de Nandaime, quien afirmó a El Nuevo Diario, que fue contratado por una familia de su ciudad natal, para manejar una camioneta doble cabina, a San Jorge, ya que aseguró que de esta manera hacen un viaje seguro.

“Ellos vienen a divertirse, a tomarse sus traguitos, y yo no tomo, así al regreso se sienten seguros”, precisó.

Vendedores de salvavidas inflables también se dieron cita en estas playas rivenses, en busca de incrementar sus ventas y algunos como Maynor Morgan arribó a estos balnearios desde la noche del 31 de diciembre y en su caso asegura que retornará a Managua hasta el próximo domingo, porque al parecer este fin de semana más veraneantes seguirán ingresando a las playas rivenses.