•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 22 de diciembre se realizó la inauguración de las obras del canal interoceánico de Nicaragua y todo mundo estuvo atento. Desde que se anunció el megaproyecto, empresarios, gobernantes y todo tipo de personas han puesto sus ojos sobre

Nicaragua.

Dos estadounidenses también se interesaron en la construcción del canal y viajaron a Nicaragua para documentar esta historia.

Tess Herman se encontraba trabajando como profesora de un programa de estudios en Monteverde, Costa Rica, cuando escuchó el anuncio de la construcción del canal interoceánico.

Herman tiene un título en Antropología y un Minor en Ecología y Biología evolutiva de la Universidad de Colorado, por lo que su primer interés era saber cuáles serían las consecuencias ambientales de un proyecto de ese nivel en Nicaragua.

Comenzó una campaña en el sitio Kickstarter para obtener fondos y cuando terminó su período de trabajo, viajó a Nicaragua para realizar un documental sobre el megaproyecto.

Buscando historias

La estadounidense se unió con otras dos personas; un costarricense y un nicaragüense, y comenzaron a grabar. Realizaron dos viajes a tierra pinolera: uno de dos semanas en mayo y otro a fines de agosto.

Tess Herman tenía experiencia como productora de comerciales en Los Ángeles, California y Nueva York, pero para los tres involucrados, este era su primer gran proyecto fílmico. La travesía comenzó investigando los efectos ambientales que podía tener el canal y terminó considerando los económicos.

“Pensé que se necesitaba un poco más de discusión sobre este proyecto. Por ejemplo, mis amigos en Estados Unidos no estaban escuchando sobre esto”, explica Herman, quien se encuentra en la etapa de edición del documental.

“Este podría ser el proyecto industrial del siglo y me pareció que falta información”, agrega.

CON especialistas

La joven que vive en Denver, Colorado, recorrió toda Nicaragua y entrevistó a 30 especialistas en diferentes áreas, como economistas, biólogos, antropólogos y pescadores, además de nicaragüenses que viven en lugares cercanos a la ruta del canal.

“Habían unos a favor y otros en contra. Algunos sentían que faltaba información. Otros que eran procanal pensaban que esta sería una oportunidad para obtener trabajo”, explica la directora del proyecto.

El documental se llama “Splitting Nicaragua” (Dividiendo Nicaragua) y antes de que este se termine de editar, presentará un video más corto de cinco minutos que prepara para la Sociedad Nacional Audubon, usando algunas de las imágenes que grabó para el filme. Esta organización tiene como misión conservar y restaurar ecosistemas naturales.

Grabando en Bangkukuk

Tom Miller, de 36 años, creó hace dos años su productora Pretty Good Productions, que busca ayudar a organizaciones sin fines de lucro y a quienes trabajan por la justicia social a promover su trabajo y voz.

Mientras grababa un documental sobre el cambio climático, Miller llegó a Nicaragua y se involucró con indígenas rama. “Al principio les preguntábamos sobre cosas del cambio climático, pero pronto se volvió claro que el tema del Gran Canal era lo que ocupaba su mente”, asegura el cineasta y fotógrafo.

Así nació la idea de un cortometraje sobre los miedos y preocupaciones de estos indígenas ante la llegada del canal. “La gente de Bangkukuk no fue consultada sobre el proyecto y sentían como si sus voces no eran escuchadas”, aclara Miller.

Uno de los temas que se toca en el filme es que no se realizará una consulta a los

indígenas.

“La declaración de la ONU sobre los derechos de los indígenas establece claramente que las comunidades indígenas deben ser consultadas sobre cualquier proyecto que se realice en sus tierras”, dice.

El filme llamado Bangkukuk y el Gran Canal muestra a diferentes miembros de la comunidad rama explicando qué creen que podría pasar con ellos e incluso se muestra una reunión de varios indígenas hablando sobre la llegada del canal.

Detalles del proyeccto del canal interocéanico

OBRA • El gobierno de Nicaragua otorgó en junio del 2013 a HKND una concesión para construir y administrar el canal interoceánico por 50 años prorrogables a otro período igual. El megaproyecto también tendrá obras accesorias como dos puertos, un aeropuerto, una zona franca, un complejo turístico y habitacional.

El empresario chino Wang Jing, presidente de la firma concesionaria de la obra, HKDN, inauguró este lunes 22 de diciembre, desde el departamento de Rivas, el inicio de la construcción de la obra del Gran Canal Interoceánico en Nicaragua.

La construcción iniciará con las obras de las carreteras y puertos en los litorales del Pacífico y el Caribe de forma simultánea, informó la empresa.

El proyecto consiste en construir un canal tres veces más grande que el de Panamá, con una longitud de 278 kilómetros, ancho de entre 230 y 520 metros, y 30 metros de profundidad, más otros subproyectos.

Antes de excavar necesitarán introducir en Nicaragua camiones con capacidad de 200 toneladas y excavadoras dispuestas para 600 toneladas, para las cuales el país centroamericano aún no tiene infraestructura, por lo cual se iniciaría con la construcción de las carreteras, explicaron directivos de HKND.

10 minutos dura el cortometraje Bangkukuk and the Gran Canal.

2 mil 810 dólares obtuvo Tess Herman en Kickstarter para financiar su proyecto.