•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Especial para EL NUEVO DIARIO

En la sala de belleza Kendra’s, en Matagalpa, Wilmara atiende a una cliente de pedicura. A ella le encanta el trabajo como esteticista, sobre todo el maquillaje, asegura la madre soltera de 19 años.

Es su primera oportunidad de trabajo desde hace más de dos años, porque a los 17 años nació su hijo. “Cuando tenía 14 años trabajaba en una tienda, pero después estuve solo cuidando a mi hijo”, comenta.

Wilmara es una de 176 jóvenes matagalpinas, varones y mujeres, que en este año han recibido un curso técnico en belleza, de cajero o en barismo.

Se trata del “Programa desarrollo de competencias para la empleabilidad”, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación y dirigido por la ONG Swisscontact.

En Matagalpa, la asociación Joven Nica es responsable del proyecto, con Rosa María Torres Calero como directora ejecutiva.

“Nuestra Asociación empezó en el año 2011 con proyectos de ocio y tiempo libre para jóvenes en situaciones de riesgo. Muy rápido los participantes de los talleres de arte o deportes dijeron que lo que más les interesaba, era la carrera, la posibilidad de hacer cursos técnicos”, declara Torres sobre el nacimiento del proyecto.

POBLACIÓN JOVEN

La asociación Joven Nica funciona como centro de formación, dando cursos técnicos que son certificados por el Instituto Nacional Tecnológico, Inatec.

“Muchos de estos jóvenes han sido afectados por situaciones de violencia en la familia, son de escasos recursos y muchas veces sin apoyo del padre”, dice Torres.

Según el director del programa, Ricardo Fernández Cabrera, de “Swisscontact”, el programa despertó mucho interés en mujeres solteras, porque ellas tienen una gran responsabilidad. “Para ellas es fundamental tener un trabajo, y una formación técnica puede facilitarles el acceso al mercado laboral”, comentó.

Después de los cursos, los jóvenes pueden hacer prácticas en diferentes empresas aliadas al programa, que hasta el momento son 12 en Matagalpa, entre ellas el supermercado de Matagalpa, el supermercado La Estrella, la panadería y repostería Belén o el negocio Importaciones Yelba, cuya dueña, Yelba Chavarría, en septiembre del 2014 fue premiada como Empresaria del Año 2014, por el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep.

Los responsables del programa hacen regularmente convenios con empresas para informarlas del programa e invitarlas a contratar jóvenes para prácticas. La empresaria Yelba Chavarría se muestra contenta con el programa: “Se ve la diferencia entre una persona que viene preparada para enfrentar la vida, a alguien que no tiene esa habilidad y que puede resultar muy perdido”, comentó.

Para Chavarría, los jóvenes que trabajan en su negocio deben tener la habilidad de conversar con la gente y enfrentarse al público. Según la emprendedora, “a veces los jóvenes tienen temor de hablar con un adulto, o miedo de que no puedan hacer bien las cosas.

Cursos de capacitación con rostro humano

APRENDIZAJE• Rosa María Torres Calero, directora ejecutiva de la asociación Joven Nica, es “justamente la parte “humana” que es muy importante en los cursos. “Aparte de enseñarles a ser cajeros, también se desarrolla la autoestima de los jóvenes, se les enseña cómo hay que atender a un cliente y cómo trabajar en equipo”, afirma.

También los jóvenes que están en el programa se muestran felices, sobre todo cuando después de la práctica son contratados por las empresas. En el año 2014, unas 30 personas encontraron un trabajo fijo a través del programa.

Erika, de 23 años, trabaja en el supermercado La Estrella. Muy entusiasmada cuenta de su experiencia: “El trabajo me gusta, estoy ejerciendo lo que hace poco aprendí. Tengo una pequeña niña y por eso decidí hacer el curso. Porque aquí, particularmente las mujeres con niños que no han tenido la oportunidad de formarse, son esclavizadas; en el sentido de que trabajan muchas horas con un salario mínimo”.

Según Yelba Chavarría, los jóvenes en Nicaragua en general deberían recibir más apoyo porque “ellos tienen todo el potencial, solo hay que saber cómo manejarlo y explorarlo y ayudarles a seguir adelante”.

72 por ciento de la población del municipio de Matagalpa son jóvenes entre 16 y 25 años.

45 madres solteras recibieron capacitación técnica dentro de un grupo de 176 jóvenes de Matagalpa.