•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El inicio de año es un tiempo que utilizamos para cerrar un ciclo y abrir otro, con la firme esperanza que sea diferente y mejor que el anterior. La vida es de temporadas, todo inicia y todo finaliza. Lo importante es que en cada inicio de temporada debemos disponernos a experimentar cambios que nos permitan mejorar actitudes, comportamientos, estilos, calidad y nivel de vida. Decidirse y dar el paso hacia el cambio pasa por renovar esperanzas, en tanto, la esperanza es una armadura necesaria que contribuye a contar con valor, entusiasmo y optimismo, para librar las batallas que deberemos enfrentar con el fin de lograr cambios de vida transcendentales en el transcurso del año que inicia.

La esperanza representa un antídoto contra la desesperación y el desaliento, estimula y empuja a la acción para emprender tareas, aún las más difíciles.

Si al inicio de este año Ud. está viviendo situaciones que le causan frustración, amargura e infelicidad; si siente que ya llegó al límite y no tiene fuerzas para luchar; si ha llegado a concluir que la vida que está llevando no le proporciona satisfacciones; si es Ud. de esas personas que maltratan a su familia en nombre de una mal entendida autoridad; o si se siente maltratada(o); si no le ve futuro a su vida; si se han refugiado en el alcohol, drogas, rebeldía, violencia, quizá hasta ha acariciado la idea de suicidio, etc.… queremos decirles que hay esperanza, Ud. debe marcar un hasta aquí, decidir darle vuelta a la página, poner distancia con todo aquello que le causa dolor y sufrimiento, tener absoluta convicción que Ud. está llamada(o) a tener una calidad de vida mediante la cual experimentará felicidad plena, y esa esperanza tiene nombre, es Jesucristo.

La biblia en el Salmo 62:5 dice: Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza. Solo El es mi roca y mi salvación, mi refugio, nunca seré sacudido. En Dios descansan mi salvación y mi gloria; la roca de mi fortaleza, mi refugio, está en Dios.…

Crea esta palabra y decídase a abrazar los principios de Jesucristo, y también a abrirle las puertas de su corazón, y verá como, poco a poco, se inicia y desarrolla un proceso de renovación y cambios importantes en su vida.

Jesús le hará verdaderamente libre; le guiará hacia una vida de realización, de alegría y de paz, en la cual, nunca más existirán actitudes ni conductas que le induzcan a la frustración, a la amargura, a la negatividad; se romperán candados y se abrirán las puertas que le mantienen prisionera(o), quizá a vicios, a violencia intrafamiliar, a infidelidad, a tristezas, a enfermedades, a limitaciones económicas, etc.….

Allí donde esté en este momento, pídale a Jesucristo que venga a su vida, dígale: Señor Jesús abro mi corazón y le acepto como Señor, Salvador y Restaurador de mi vida, le pido que me guíe y me dé fortaleza para iniciar ese proceso de cambio, quiero conocer la perfecta y agradable voluntad que Ud. tiene para mi vida, transfórmeme, en este inicio de año deme esperanzas renovadas y convierta mis tristezas en alegrías.

 

Queremos saber de ustedes.

Les invitamos a escribirnos al correo

crecetdm@gmail.com .