•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los males que sufre la caficultura en Nicaragua por efecto del cambio climático, se deben combatir con tecnología para reducir su impacto e incluso sacarles provecho.

El presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua, Excam, José Ángel Buitrago, comenta que no le gusta especular sobre posibles pérdidas en las exportaciones de café, pero cree que se mantendrá el mismo nivel que el año pasado. En entrevista con El Nuevo Diario explica que se necesitará mayor mano de obra para los cortes de café este año.

Datos preliminares de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua mencionan una posible reducción del 10 al 15% de la producción de café este año, ¿es tan grave la situación?

Nosotros tenemos por característica no especular, ni dar cifras de si va a reducirse o aumentar. Prefiero esperar los resultados para hablar sobre hechos concretos. Sin embargo, no podemos obviar que hay algunos problemas que pueden incidir en el resultado de la cosecha. Estos problemas son las lluvias, temperaturas altas y a veces frías, los vientos, todos productos del cambio climático.

 

¿Entonces cómo va la cosecha este año?

Puede ser un problema porque la maduración la tenemos tardada, incluso podría ser que la maduración se presente de un solo golpe en los cafetales y esto requiera de un mayor número de cortadores de café. Usualmente la cosecha tiene tres pasadas con los mismos trabajadores, pero la situación este año parece ser diferente. Para poder enfrentar eso necesitamos tres veces la cantidad de mano de obra.

 

¿Cuántas personas se necesitarían?

Se habla que entre trabajadores permanentes y temporales podrían necesitarse unas 300 mil personas. Esto incide porque el Ministerio del Trabajo publica cada año una normativa salarial para utilizarse como indicador, de eso se negocia y suele pagarse más de lo que establecen. En estas condiciones, si la mano de obra hiciera falta, el productor no tendrá más remedio que pagar más.

 

¿Sin embargo, si se necesitara más mano de obra la gente que se dedica al corte de café en Costa Rica podría quedarse en el país?

En cierta manera sí, porque les daría trabajo y podrían ganar un poco más en lugar de pagar transporte y correr riesgo en Costa Rica, podrían quedarse en Nicaragua trabajando. Creo que ese es el mensaje que se le debe dar a esa gente.

 

¿Estos problemas del café generados por el cambio climático generan más problemas a los pequeños productores?

A todos por igual. El problema con el cambio climático es que zonas donde antes había temperaturas más frescas, como Matagalpa, ahora son zonas calientes. El efecto del cambio climático se debe tener muy en cuenta porque elevan costos de producción porque todos tendrán que tecnificarse al máximo. Esa es una exigencia que el cambio climático está haciendo y antes algunos creían que el cambio climático estaba allá largo y hoy en día el cambio climático ya entró a su casa sin permiso, está sentado en la sala dictando las reglas del juego.

 

¿Y qué pueden hacer los productores?

Para que los productores puedan alcanzar un punto de equilibrio deberían estar produciendo arriba de 25 quintales por manzana, por eso deben tecnificarse. El cambio climático por un lado trae una elevación de costos que uno puede ver negativo, pero por otro lado, si transformamos eso en tecnología vamos a tener altos rendimientos y con los precios actuales, el café puede seguir siendo rentable. El que no use tecnología, y eso no solo en el café, se quedará fuera del juego.

 

¿Pero realmente los productores están tecnificándose?

Están empezando a darse cuenta, porque lo están viviendo en carne propia. Se debe estudiar sobre el café, no es solo sembrar, se debe saber producir porque si no se sabe hacer, es mejor no meterse en eso.

 

¿Se está capacitando a los productores?

Existe el Plan Nacional de Transformación de la Caficultura y existe una Comisión que empezará a trabajar con los pequeños productores que son los más vulnerables, porque no tienen los recursos para adquirir tecnologías. Después se seguirá con los medianos y por último, con los grandes productores que son los que usualmente se defienden mejor porque tienen los recursos, algunos tienen rendimientos superiores a los 30 quintales por manzana.

 

¿Con todos estos efectos del cambio climático la calidad del café nicaragüense sigue siendo buena?

La calidad es la misma. Una parte de la calidad del café la da en el árbol, el resto la damos con la incidencia humana cuando lo cortamos, si lo fermentamos, si lo machacamos, si se pudre, si no se seca apropiadamente, son cosas de control humano.

 

Existe un temor constante de si vuelven las afectaciones de la roya…

La roya desde 1976 siempre ha estado acá. Lo que pasa es que ahora con el cambio climático y con el hecho de que los productores se habían confiado, pero vino una combinación de clima, humedad y calor que logró dispararla de nuevo, afectando toda Centroamérica hasta Colombia. Como la gente no había protegido sus plantaciones, la roya encontró plantas débiles.

 

¿Se están preparando los productores para enfrentar ese problema?

La gente tiene que aprender a producir. Para poder entrar ahora con estas nuevas reglas del cambio climático el que no sabe hacerlo mejor que no se meta, porque perderá.

 

¿Qué perspectivas se tiene de la exportación del café nica para este año?

El año pasado se hablaba de una exportación menor, se exportaron 2.3 millones de quintales, lo que significa un incremento. Es posible que este año aumente porque a pesar de la sequía, las zonas cafeteras altamente productivas no sufrieron tanto porque hubo lluvia, aunque no suficiente, pero al menos lo adecuado.

 

¿Se puede calcular cuánto se exportará este año?

Tampoco puedo dar cifras porque sería especular. Pero sí te puedo decir que será igual o un poco superior al anterior, pero no menos que eso. El café ha sido, es y va a continuar siendo, un producto importante en el desarrollo económico del país. Por eso uno de los objetivos debería ser la tecnificación de nuestros productores como parte del desarrollo, si además, podemos lograr que esto sea sostenible obtendremos mejores resultados a largo plazo.


Experto en agricultura

José Ángel Buitrago

Presidente Excam

Es desde hace 16 años el presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua.

Tiene una maestría en Economía Agrícola de la Universidad de Londres. Ha sido productor, beneficiador y exportador de café.

Originario de Granada, estudió para ingeniero agrónomo en la Escuela de Agricultura y Ganadería. Tiene una licenciatura en Economía en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.