•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Comisión Interinstitucional del Gobierno presentó el “Plan de Prevención de Incendios Forestales y Quemas Agrícolas 2015”, el cual tendrá como objetivo evitar este tipo de calamidades, propias de la temporada seca y que año con año afectan varias hectáreas de bosque en el territorio nacional, explicó William Schwartz, director del Instituto Nacional Forestal, Inafor.

En conferencia de prensa, Schwartz indicó que se priorizarán sitios como Nueva Segovia, Madriz, Estelí, León, Chinandega, Río San Juan, Costa Caribe Norte y Managua, donde en los últimos años se ha registrado la mayor incidencia de incendios forestales.

“La meta es que se den 200 incendios, y calculamos unas 15,000 hectáreas perdidas. No las quisiéramos perder, pero estamos claros de que va a haber incendios. El objetivo fundamental es reducir la cantidad de incendios forestales, es por eso que hemos priorizado los territorios en base de las estadísticas”, indicó el funcionario.

En cuanto a los registros, el titular de Inafor añadió que en los últimos 8 años se ha logrado reducir a 3 mil los incendios por año, a diferencia del período 2000 al 2006, cuando se produjeron más de 28 mil siniestros, mismos que afectaron 798 mil hectáreas.

MESES SECOS

Por su parte Marcio Baca, director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, informó que los primeros cinco meses de este año serán muy secos, por lo que llamó a tomar las medidas para reducir los riesgos de incendios.

Explicó que esta temporada se caracteriza por la influencia de vientos moderados, sin embargo, debido a las circunstancias actuales que están regidas por el calentamiento de las aguas superficiales del Pacífico, “los vientos están mostrando una mayor intensidad”.

“Cabe resaltar que entre marzo y mayo, las temperaturas podrían alcanzar los 39 grados Celsius en el Occidente del país, aunque esta cifra podría oscilar entre 35 y 34 grados”, concluyó Baca.

ENFRENTAR SECUELAS

En declaraciones anteriores, Denis Meléndez, facilitador de la Mesa Nacional de la Gestión del Riesgo, manifestó que el país debe prepararse en este año 2015 para enfrentar las secuelas de la fuerte sequía que afectó en 2014.

“Debido al déficit en las precipitaciones de 2014, los cuerpos de agua superficiales y subterráneos no lograron recuperarse y debemos estimar lo que puede ocurrir posteriormente, sobre todo en los más de cinco mil acueductos rurales que permiten el acceso al agua potable a un poco más de un millón de nicaragüenses”, consideró Meléndez.