•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Francisco Gutiérrez vive en una modesta casa en Tipitapa, con una habitación pequeña en la que apenas cabe una cama, una silla y su ropa. Sin embargo, se siente feliz de vivir solo desde hace dos años y medio, cuando encontró su primer trabajo.

No obstante, desde hace unos días se siente intranquilo. Desde el año pasado en su centro de trabajo se empezaron a escuchar rumores de que habría despidos y hace unos días lo confirmó en las noticias.

“Siempre hemos creído que era mentira, pero esta vez ya siento miedo de perder mi trabajo”, dice este joven de 23 años que trabaja en una de las empresas de la Zona Franca Las Mercedes, en Managua.

Trabaja como operario de 7:00 de la mañana a 4:50 de la tarde. Su meta diaria es pegar botones en 800 piezas de ropa. Gasta 1,200 córdobas mensuales en el pago de su habitación y gana esa misma cantidad de dinero por semana trabajada.

“Oficialmente los empleadores no nos han dicho nada, no sabemos si habrán recortes de personal o no. Pero no saber nada nos pone tensionados, al menos yo estoy tratando de hacer lo mejor posible mi trabajo para que no me despidan”, insiste.

Rumores

Genaro Miranda tiene 18 años planchando camisas en la Zona Franca. Comenta que no cree que vayan a despedir gente porque están contratando personal y esta semana acaban de contratar a unas 15 personas.

“No he escuchado nada, no nos han dicho nada y veo que todo está normal aquí. Mi trabajo lo sigo haciendo tranquilo”, dice y corre a buscar el autobús que lo llevará a su casa.

Son las 4:45 minutos de la tarde y una marea humana empieza a salir de la Zona Franca Las Mercedes, uno de los 45 parques industriales existentes en Nicaragua. La mayoría sale presurosa y al ser consultados por El Nuevo Diario se limitan a responder que el tema de los posibles despidos “son rumores”.

Una de las que se detiene es Ericka Mairena. Apenas lleva un año trabajando, pero dice que adentro el ambiente está tranquilo y los comentarios sobre posibles despidos son esporádicos y provienen de pocos trabajadores.

“Desde que empecé a trabajar aquí vengo escuchando esos rumores, pero aquí no ha pasado nada. Pero si pasara algo, tendría que buscar algo más y no pasa nada”, responde.

Habrá despidos

Sin embargo, entre enero y febrero perderían sus empleos entre 1,000 a 2,000 trabajadores en las empresas de confección de ropa de las zonas francas, según anunció el director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección, Anitec, Dean García.

Debido a que desde el 1 de enero de este año las empresas ya no gozan del beneficio fiscal por parte de los Estados Unidos, conocido como TPL, que tuvo vigor por 10 años.

Una vez finalizado el primer trimestre del año, Nicaragua podrá medir el impacto de la cancelación de los TPL, aunque los dirigentes del sector prefieren mostrarse optimistas respecto al tema.

García pronostica que se podrían perder entre 5,000 y 6,000 empleos y no 7,000 como se dijo hace unos meses.

“La expectativa sería al menos mantener el nivel de empleos y sería un gran logro”, insistió García esta semana.

Explicó que con los datos actualizados hasta noviembre del año pasado, esperan que el sector en el 2014 termine con una cifra de U$1,500 millones de divisas generadas por exportación, lo que representaría un crecimiento de 8% con respecto al 2013.

Hay mucha presión

“Antes me tocaba inspeccionar unos 17 bultos de 24 piezas cada uno, al día, pero ahora me están pidiendo que revise 20”, dice Reyna Girón, trabajadora de una de las 75 empresas de textiles del país.

“Nos están exigiendo más todos los días y es muy cansado, pero lo tenemos que hacer porque en los pasillos se escucha que van a despedir personal”, repite.

Aunque oficialmente los empleadores no les han dicho nada, las personas están trabajando presionados, asegura Engel Lezama.

“Es como si estuvieran a punto de pasarte la guillotina, por eso nos estamos esforzando en hacer un trabajo nítido. Al menos en mi caso estoy casi seguro que no me correrían porque hago mis piezas con mucho esmero”, explica.

Hasta noviembre de 2013 el valor de las exportaciones de las empresas de textil-vestuario fue de 1,407.37 millones de dólares, según la Comisión Nacional de Zonas Francas, lo que significa el 60.02% del total de exportaciones del sector de zonas francas.

174 empresas de Zona Franca existen en los 45 parques industriales que hay en Nicaragua.

75 de esas compañías se dedican al textil-vestuario.