•   Corresponsal / Granada  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los niños y las niñas de primaria que próximamente ingresarán a las aulas de la escuelita Nueva Esperanza, ubicada en el barrio El Pantanal, en la periferia de Granada, ya no tendrán que aguantarse las ganas de orinar ni de beber agua.

Esas necesidades básicas que no eran suplidas por las autoridades del humilde centro escolar serán subsanadas por un grupo de voluntarios extranjeros --procedentes de América, Asia y Europa-- que están preocupados por estimular el interés educativo de los pequeños.

Los filántropos pertenecen a "La Esperanza Granada", una organización sin ánimos de lucro que ha puesto su mirada en las escuelas rurales de la Gran Sultana, con la intención de atender a menores de limitados recursos económicos.

En dicha escuelita se está finalizando la construcción de cinco letrinas y varios bebederos de agua, a fin de que los alumnos reciban sus clases con la mayor comodidad posible.

El origen

La directora es la australiana Pauline Jackson, que en 2003 conoció del proyecto que entonces tenía poco de haber sido creado.

"El organismo nació en 2002 por iniciativa de un estadounidense que tenía un hotel en esta ciudad. Durante estos años nuestros voluntarios se han involucrado en las escuelas y asisten a los maestros, proveen tutoría a los adolescentes, llevan a cabo programas deportivos, les muestran el uso de las computadoras, enseñan inglés y ayudan a estimular el interés en aprender”, manifestó.

La columna vertebral del organismo es la educación. Cuentan con la autorización del Ministerio de Educación, Mined, y actualmente están trabajando en las escuelas José de la Cruz Mena, Pablo Antonio Cuadra, El Escudo y Nueva Esperanza.

Según Jackson, en el primer centro también están aportando con la construcción de bebederos y el remozamiento de los juegos infantiles.

Respaldan a maestros

Además de los trabajos en infraestructura, los voluntarios apoyan a los maestros que imparten clases de preescolar, de primer y segundo grado.

Ellos ayudan con la lectura, escritura y matemáticas, y apoyan con el seguimiento de las tareas asignadas por los docentes.

Muchos trabajan decididamente con los adolescentes que necesitan ayuda adicional. Lo conocen como tutorías y se trata de ayudarles a mejorar sus habilidades básicas escolares, y en general, de autoestima y superación.

Trabajan en coordinación con los maestros para crear el plan de estudios, motivar y cultivar relaciones estudiantiles en un ambiente personalizado.

“Tenemos un grupo de voluntarios dedicados a enseñar inglés a los estudiantes de primaria de los grados 4°, 5° y 6°. Ellos planifican, monitorean y llevan a cabo las lecciones de inglés con el fin de capacitar a los niños con el nivel básico del idioma”, agregó la directora.

Dos mil niños atendidos

"La Esperanza Granada" está trabajando con 2,000 niños y niñas que son atendidos por unos 50 voluntarios que han llegado desde tierras lejanas como Taiwán, Inglaterra, Alemania, España, Francia, Nueva Zelanda, Australia, Estados Unidos, Canadá, Uruguay, México y Argentina.

Cada semana, unos 50 voluntarios trabajan en conjunto unas mil horas.

Donald Alonzo, coordinador de voluntarios, explicó que en 2010 iniciaron un programa de computación usando estas máquinas como herramientas de aprendizaje para los niños más pequeños.

“El uso de estas computadoras ha sido de gran importante porque vienen diseñadas con programas interesantes, ejercicios que despiertan el conocimiento y las habilidades. Los niños aprenden jugando”, apuntó.

Los cursos de verano son otro componente del proyecto. En el período de vacaciones escolares los voluntarios aprovechan para brindar cursos especiales con clases de español, matemáticas y computación.

Estos programas de verano ofrecen la oportunidad a los niños de comenzar el año con previo conocimiento de sus materias, aumentando así su nivel de confianza. La idea surgió en 2005 con un grupo de 30 niños, ahora reciben un poco más de 250 en diciembre y enero.

Salud visual y dental

Asimismo, la organización está interesada en la salud visual de los estudiantes, con quienes tienen programadas visitas periódicas al optometrista desde el 2008. De acuerdo con los datos proporcionados, en promedio han recibido este servicio unos 80 niños cada año. A la fecha unos 480 menores han sido beneficiados.

Adicionalmente, desde el año 2003, los pequeños reciben chequeos semanales con el dentista.

“En total hemos podido llevar a 3,900 niños al respectivo tratamiento dental. En 2012 empezamos un programa de enjuague de fluoruro, llevando equipo adecuado a las escuelas para prevenir las caries en los niños”, destacó Jackson.

Por su parte, la administradora de la ONG, Karen Ocampo, indicó que se les suministran las herramientas necesarias para el proceso de enseñanza-aprendizaje: pupitres, lapiceros, libros de texto, papel bond, cartulinas, crayones, lápices de colores, ábacos, rompecabezas, mochilas, juegos de habilidades numéricas, entre otros artículos indispensables.

Más infraestructura

Mejoras • La organización "La Esperanza Granada", a lo largo de 12 años ha colaborado en la construcción de 18 salones de clases para diferentes escuelas. También ha edificado una escuela primaria con nueve salones de clases en El Pantanal; igualmente, construyó un puesto de salud y un centro comunitario con el fin de proveer servicios de salud a esa humilde comunidad.

Otros trabajos de construcción incluyen 5 cocinas y 4 bodegas alimenticias para preparar alimentos en las escuelas, 6 letrinas, 3 albergues y 5 áreas de juego equipadas. Han construido numerosas vallas alrededor de patios escolares, rampas, peldaños hacia los salones de clases y tanques de agua potable para que los niños puedan beber y lavarse sus manos.

Los jóvenes altruistas también ofrecen recreación con actividades extracurriculares: un carnaval anual con juegos, música y premios, así como las celebraciones por el Día de la Raza, el Día Internacional del Niño, el Día de las Madres, entre otras festividades. En 2013, más de 2,000 niños recibieron regalos de navidad, que fueron enviados por donantes españoles.

Entre las zonas que han sido beneficiadas están Las Prucias, Pancasán, El Madroño, Posintepe, El Pantanal, El Pochote, La Camelias, El Tepeyac y Malacatoya.

Toda colaboración aquí es bien recibida, sea económica, material o de acompaña-miento a los estudiantes en sus clases… recibimos incluso "hasta juguetes". Karen Ocampo, administradora de La Esperanza Granada.

1,000 horas semanales trabajan en conjunto unos 50 voluntarios cada semana.

2,000 año en que nació la organización La Esperanza Granada.

Para contactarse con los voluntarios puede dirigirse a calle La Libertad, del Parque Central de Granada una cuadra y media al este. También puede llamar a los números telefónicos 8913- 8946 y 8934-2274. O escribir a la_esperanza_granada@yahoo.com