•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Primera entrega

 

El megaproyecto del Canal Interoceánico de Nicaragua es un tema que cambiaría la realidad del país e incluso podría llegar a redefinir la cooperación, dice el español Javier Sandomingo, jefe de la Delegación de la Unión Europea en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, y ante el Sistema de la Integración Centroamericana.

El funcionario admite que existen empresas europeas que estarían dispuestas a participar en proyectos de licitación de algunas de las obras contempladas en la construcción del Gran Canal, pero comenta que se necesita “más información”.

 

¿Qué expectativas tienen con el tema del Canal Interoceánico de Nicaragua?

Ninguna expectativa. Es una obra de dimensiones colosales y seguimos con suma atención todo lo que se dice y se publica sobre el Canal Interoceánico. Yo no puedo decir mucho más, porque no soy experto en canales, ni siquiera en obras modestas de infraestructura, pero evidentemente sería una obra que en sus dimensiones no se ha visto en América Latina, por lo menos en el nivel de proyecto.

 

¿Cómo están analizando el proyecto del Canal Interoceánico?

Lo que vemos es lo que se habla del Canal Interoceánico. Nosotros seguimos con atención lo que se está publicando, no tenemos evidentemente una participación directa, pero nos parece que hacen falta más estudios y más información para hacerse una idea general de lo que va a ocurrir, cómo va a ocurrir y cuándo va a ocurrir. Pero no teniendo una implicación directa en eso, nos limitamos a escuchar.

 

¿Tienen idea de alguna inversión europea para este proyecto?

No tengo ninguna información de inversión, pero sí tengo información de que hay empresas europeas que estarían interesadas en participar en la licitación de las diferentes obras que el canal exigiría.

Son empresas europeas especializadas en cuestiones de dragado, construcción de esclusas, en general empresas de construcción. En Europa existen empresas de construcción que tienen especialización en estas materias y evidentemente ellas siguen con atención todo lo que se dice con respecto al canal, porque en el ámbito en el que ellas trabajan esta sería una obra que ocurre una vez en un siglo.

En cuanto a grupos inversores que estén dispuestos a participar en la financiación del canal, personalmente no tengo noticias, lo cual no significa que no las haya.

 

¿Necesita la Unión Europea un Canal Interoceánico para mejorar las relaciones comerciales con Nicaragua y con Centroamérica en general?

Creo que no vendría mal, pero si usted mira por dónde van los flujos de comercio entre América Central y Europa, buena parte de los productos nicaragüenses que se exportan a Europa van vía Puerto Limón. Evidentemente no tienen que pasar por ningún canal, ni por el de Panamá hoy, ni por el de Nicaragua cuando lo haya.

Hay, evidentemente, uno de los subproyectos del proyecto general que es un Puerto de Aguas Profundas en el Atlántico, que simplificaría o abarataría los costes, porque evidentemente no haría falta ir a Puerto Limón.

Pero en fin, como no tenemos nada en medio que haya que cruzar con un canal, creo que en lo que se refiere estrictamente al comercio entre Nicaragua y la Unión Europea, creo que el canal solo afectaría tangencialmente. Otra cosa es la transformación económica que un canal de estas características supondría para la economía nicaragüense, para la producción en Nicaragua, etcétera. Pero de momento con la información que yo tengo sería especular.

 

¿Siguen de cerca el tema de la inversión de este megaproyecto?

A nosotros nos gustaría saber, pero a efectos de información estamos atentos a saber cómo se va a financiar. Pero de momento no tenemos información…

 

La Embajada de Estados Unidos demandó mayor información y transparencia en este proceso, ¿ustedes están de acuerdo en esa solicitud?

La Embajada de Estados Unidos tiene su línea de actuación y nosotros tenemos la nuestra, nosotros no hemos hecho ningún comunicado en ese sentido.

 

¿Cambiarían los proyectos de cooperación en algún sentido de llegarse a realizar el Canal Interoceánico?

Creo que si hubiera un Canal Interoceánico en Nicaragua, las consecuencias no nos las podemos imaginar ahora, sería una realidad completamente distinta y probablemente habría que modificar nuestras prioridades. Pero en cualquier caso nuestras prioridades actuales duran hasta el 2020, ya veremos lo que pasa, pero de momento creo que nuestras prioridades siguen vigentes.

 

¿Han tenido algún tipo de relación o comunicación con el Gobierno con el tema?

Sabemos que la obra está adjudicada a un concesionario, nosotros como un actor interesado en lo que pasa en el país seguimos lo que se va difundiendo, pero no tenemos ninguna información privilegiada, ni nada más.

 

¿La última vez que se reunió con el presidente Ortega?

Con el presidente me reuní precisamente cuando estuvo aquí (en Nicaragua) el comisario europeo de Desarrollo (Andris Piebalgs, en octubre de 2013), cuando estábamos en la fase de definir las prioridades para el nuevo ciclo de cooperación. Vino él (Piebalgs) para cerrar un largo proceso de reflexión que hemos tenido con las autoridades nicaragüenses y con otros actores y en aquella ocasión fue la última reunión que he tenido yo con el señor presidente.

 

¿Se habló algo del proyecto en ese momento?

No, con nosotros no hay por qué hablar del Canal Interoceánico, porque nosotros no tenemos un papel en eso.

¿Quién es?

Javier Sandomingo

Licenciado en Derecho por la Universidad de Compostela y con cursos de diplomado en Estudios Internacionales en la Escuela Diplomática de Madrid, el español Javier Sandomingo ingresó al servicio diplomático de su país en 1980.

Entre 2008 y 2011 fungió como embajador de España en Perú y también ha representado a su país en Costa Rica, México, Tailandia y Cuba.

 

Javier Sandomingo afirma que de concretarse el proyecto del Canal Interoceánico, la Unión Europea modificaría sus prioridades con Nicaragua.