•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega endosó sus déficit presupuestarios a raíz de la negativa de algunos países europeos de seguir desembolsando montos de apoyo al Presupuesto y por la suspensión de la Cuenta Reto del Milenio, a su homólogo presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien le habría ofrecido poner todo el dinero para solventar los faltantes.

En un mensaje a la nación, donde obvió referirse a la crisis nacional, el presidente Ortega estimó que sólo de la Asamblea Nacional, a cuyos miembros acusó de no querer sesionar, faltan por aprobar unos 40 millones de dólares; y que entre el grupo de apoyo al Presupuesto, la Unión Europea aún no ha desembolsado 43.4 millones de dólares.

“Pero no se preocupen, este déficit será resuelto por Venezuela, según me dijeron funcionarios de ese gobierno y el propio Hugo Chávez”, dijo en medio de aplausos de “alcaldes y concejales electos”, a quienes reunió anoche en la Casa de los Pueblos.

Las notas rojas
Ortega habló horas después de que tres diputados pidieron un diálogo nacional, y aunque él no lo propuso, apeló a un olvido de la crisis al acusar a los medios de comunicación de ser los heraldos de las noticias malas. “Publican notas rojas y notas rojas políticas, que hacen creer que aquí no hay estabilidad ni clima para la inversión”, se lamentó el Presidente, pero una vez más no fue autocrítico porque su radio, La Nueva Radio Ya, es el principal medio del país que hace escarnio de las desgracias de los pobres. Y aún dijo: “No publican las noticias de los pleitos entre las familias pudientes”.

Pero entre la concurrencia, estaba el “alcalde electo” de León, Manuel Calderón, quien con garrote en mano produjo noticias rojas y negativas el pasado 20 de septiembre de este año, semanas antes de las elecciones.

El sucre, otra historia
Para el Presidente, la mejor noticia fue el anuncio de la conversión en el futuro del córdoba al sucre, como una moneda virtual que circularía en los países que integran el ALBA. Sin embargo, esas historias datan de muchos años, cuando en 1963, con el surgimiento del Mercado Común Centroamericano, se comenzó a hablar de otra moneda virtual, el peso centroamericano.

Tras un largo discurso, nada parecido a un mensaje a la nación, Ortega sacó las cuentas a Estados Unidos al contrastar la deuda de ese país con Nicaragua tras el fallo de La Haya, y que el gobierno centroamericano estimó en 17 mil millones de dólares con los más de 400 millones de dólares que ese gobierno ha dado desde 2001 a 2007. Ortega ahora le rebajó 5 mil millones a esa deuda, porque en meses anteriores había dicho que era de 50 mil millones y ayer, entre papeles y cuentas al aire, dijo que era de 45 mil millones con lo que representa en intereses en los 21 años, desde 1987.