•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La misión Ramsar que visitó Nicaragua para conocer de primera mano el proyecto de construcción del Gran Canal y el impacto que tendría su paso cerca del sistema de humedales de San Miguelito y Los Guatusos, señaló al Gobierno que este es un momento clave para tomar decisiones en materia ambiental.

“Están en la primera parte, este es el momento para tomar las medidas, para no obviar nada, para mirar todo y para tomar las decisiones de la mejor manera y nuestras recomendaciones pues obviamente van en esa línea. Nuestro propósito como Convención, y como Nicaragua país miembro, es que desde la Convención se le pueda proporcionar, fortalecer en este proceso tan relevante”, señaló María Rivera, consejera para las Américas, de Ramsar, quien encabeza la misión internacional.

Según la información oficial, el Gobierno pretende incluir medidas de reversión y mitigación del impacto ambiental que el Canal Interoceánico pudiera tener, en base a los resultados del informe realizado por la Convención Ramsar sobre la situación actual de los humedales de San Miguelito y Los Guatusos.

Un grupo de especialistas internacionales viajó el miércoles al municipio Río San Juan para evaluar las características del sitio, la vegetación y compararlos con los estudios y documentos con los que cuenta la empresa inglesa Enviromental Resources Management, ERM.

La especialista, dijo además que más allá del proyecto como tal, Nicaragua se mostró organizada y planificada en relación al cumplimiento de las normativas ambientales que implican contar con un sitio Ramsar.

“El proyecto es algo a lo que se está aplicando un componente que tiene que cumplir con unos requerimientos, legales nacionales. Pero lo más importante es todo el andamiaje que vemos que se ha estructurado”, declaró.

La visita de Ramsar responde a una solicitud de parte del Gobierno como parte de los requerimientos planteados por ERM y la concesionaria del canal, HKND Group, para los estudios del proyecto.

Hermetismo

El Grupo Cocibolca, formado por nueve organizaciones ambientales y jurídicas, solicitó a Ramsar una reunión con el fin de compartir los puntos de vista de esa iniciativa ante la construcción del Canal Interoceánico. Sin embargo, hasta la tarde de ayer, no habían recibido una respuesta.

Franklin Briceño, jurista de la Fundación del Río, calificó la visita como un acto hermético, ya que a pesar de tener relaciones con la organización internacional, no les fue notificada la presencia de esta misión ni se contó con la participación de expertos independientes durante las presentaciones y el trabajo sobre el terreno.

"Es el momento para no obviar nada, para mirar todo y para tomar las decisiones de la mejor manera”. María Rivera,
consejera para las Américas de la Convención Ramsar.