•  |
  •  |
  • END

Los hermanos Toruño, copropietarios de Radio Darío, en el departamento de León, dejaron constancia en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, del acoso proveniente de simpatizantes del partido de gobierno, además de señalar de irresponsable y sospechoso que en manos de la policía desapareciera el disco duro de dos CPU ocupados a la radio.

Juan José y su hermano Aníbal Toruño, además de las amenazas telefónicas de las que son objeto, denunciaron también que en manos de las autoridades “mágicamente” desapareció el disco duro en dos de las tres computadoras que la policía se llevó como elementos probatorios de la agresión y destrucción parcial de las instalaciones radiales ocurrido el pasado 18 de noviembre en León.

Similitudes al caso Boschi
Para Aníbal Toruño, la pérdida de estos aparatos no sólo les limita su labor radial, sino que en el peor de los casos temen que se utilice políticamente parte de la información personal de las computadoras y les hagan un montaje para después incriminarlos de alguna manera en algo ilegal.

“Tememos que nos suceda igual que a Boschi, de acusadores en cualquier momentos podemos ser acusados y no sabremos ni de qué. Cualquier cosa nos podrían montar en el disco duro de esas máquinas, y después acusarnos”, dijo el señor Toruño, haciendo referencia del misionero italo-nicaragüense Alberto Stefano Boschi.

Profesionalismo en tela de juicio
Marcos Carmona, director de la CPDH, valoró que la situación tanto de la agresión como de la pérdida de la información de las computadoras es otro grave precedente, luego del caso Boschi y de la agresión contra los abogados del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, entre otros, donde la Policía ha jugado un mal papel desde el punto de vista profesional.

“Insistimos en que la primera comisionada Aminta Granera es relegada por personal que responde a otros intereses. Hay muestras claras de oficiales que se prestan a la manipulación de evidencia, enturbiando el profesionalismo que habían adquirido en los últimos 16 años”.

Carmona dijo que la Policía tiene que reivindicarse, y exigió que se garantice a los nicaragüenses el respeto a sus derechos y a su seguridad ciudadana.

Sobre estas consideraciones buscamos la versión de la Policía Nacional, sin embargo, nos dijeron que varios medios estaban en busca de lo mismo y ya habían solicitado la información pertinente a la delegación de León para poder dar declaraciones, por lo que ellos avisarían el momento en que darían los detalles.

Ahora investigan a trabajadores
Por su parte, Juan José Toruño aseguró que en estas computadoras una sólo tiene información comercial de la radio, y en la otra únicamente música. Además, estaban en funcionamiento antes de ser atacados. Luego del violento incidente las máquinas fueron ocupadas por los investigadores con la supuesta intención de buscar huellas y hacer constancia de los golpes propinados por los furibundos agresores, aunque criticó la evidente contaminación de la evidencia, pues fue manipulada sin guantes.

Posteriormente, don Aníbal agregó que después de una semana de la ocupación, pidieron los CPU, y fue entonces que observaron que las memorias no estaban, por lo que interpusieron la denuncia de la desaparición. “El comisionado mayor Douglas Zeledón, Director de la Policía de León, nos aseguró que harían todo lo posible para resolver el caso, y entonces fueron a interrogar a tres de nuestros trabajadores y catearon sus casas, supuestamente en la búsqueda de los discos duros, cuando éstos iban en los CPU y desaparecieron en manos policiales”, señaló don Aníbal Toruño.