•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La caída en el precio internacional del petróleo y su impacto local en el costo de los combustibles, no ha logrado una reducción real en productos de primera necesidad de los nicaragüenses, como los alimentos.

Esa señal favorable que están dando los combustibles a la economía local, debería traducirse también en una reducción en los precios de la energía y el transporte, consideran los pobladores.

De acuerdo a un análisis de las rebajas aplicadas en Nicaragua, entre junio del 2014 y enero de este año, el coste de la gasolina súper ha caído en promedio de C$41.40, la regular ha tenido una baja de C$42.54 y C$31.72 el diésel.

Esa caída, sin embargo, no compensa el actual precio de los alimentos en el país, según pobladores consultados por El Nuevo Diario.

“Con esta baja que ha habido (en los combustibles) no se mira que los productos bajen, el queso, por ejemplo, lo estamos dando a C$58 hasta C$ 60 la libra, ese precio se ha mantenido desde que la gasolina estaba cara, y a medida que llega el verano viene incrementando”, reconoció Rafael Antonio López, un comerciante del mercado Roberto Huembes.

Hasta diciembre pasado, la cesta familiar de 53 productos tenía un precio C$12,249, según datos publicados por el Banco Central de Nicaragua, BCN.

Erdin Jarquín, es un comerciante que vende productos perecederos en este mismo centro de compras, y coincide en que el precio que reflejarán este fin de semana las pizarras de las estaciones de servicio, no repercute de forma directa en los alimentos.

La docena de tomates, por ejemplo, que la semana pasada se cotizaba en C$20, tuvo un incrementó C$10 en estos días, pero nadie explica la razón del alza, precisó Jarquín. “Si se sabe que bajó el combustible, pero los precios se mantienen, excepto la cebolla que ha bajado (…) se maneja de una manera silenciosa, nadie dice por qué suben de precio, y no dan ninguna justificación”, señaló éste comerciante.

Revisar servicios

La energía y el transporte, a su vez, son dos servicios que deben ser sometidos a análisis, aseguran los pobladores. “Alimentos es lo que la gente consume, pero la energía también es importante, que disminuya su costo”, demandó Jarquín.

El sector privado ha pedido desde hace un par de semanas una revisión a los pliegos tarifarios de electricidad, caso contrario Nicaragua perderá competitividad frente al resto de países de Centroamérica, donde el tema se ha puesto en agenda para una revisión.

Esta semana el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, Michael Healy, también demandó una revisión en el precio de la energía ya que afecta la productividad de los sectores.

Los pobladores también resienten el hecho que los taxistas sigan cobrando tarifas exageradas por sus servicios. El taxista, Henry Muñóz, dice que los combustibles no han bajado lo suficiente para variar el precio de las tarifas. "Cobro lo mismo porque la canasta básica no baja”, se justificó.

5.27 por ciento representa el leve incremento que tuvo ayer el crudo.

48.69 dólares cerró ayer el precio del barril de petróleo de referencia nacional.

La voz

“Baja la gasolina, pero no le quieren bajar el precio a nada, como trabajador creo que deben bajar los alimentos”. Ricardo Aguilar,
poblador.

“Creo que deben bajar los precios de los alimentos que es lo básico, y si uno utiliza un taxi los precios están en lo mismo”. Elda
Pavón, pobladora.

“Debería bajar la comida que es lo fundamental, todo está en el mismo precio, y el transporte igual de caro”. Julio
Espinoza, poblador.