• Masaya, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los distintos grupos de la parroquia San Jerónimo realizarán una kermés hoy domingo 18 de enero, para recaudar fondos para construir el muro perimetral y proteger el bien de los vándalos que mancharon las paredes de la casa del Señor.

"Jesús maldito", "Satanás" y signos satánicos pintaron en las paredes del costado sur de la iglesia San Jerónimo, que en el 2013 para las fiestas patronales --las más extensas del país, porque duran tres meses--, estrenó pintura y la inversión ascendió al medio millón de córdobas.

La verdad que es una falta de respeto, desde todo punto de vista, porque San Jerónimo no solo es patrimonio de los masayas sino que la iglesia es un patrimonio de la nación", dijo Sergio Barrantes, secretario de la Cofradía de San Jerónimo.

El cofrade mencionó que la Alcaldía de Masaya mandó a pintar las manchas en las paredes de la iglesia, y los guardas que estaban trabajando ese día fueron despedidos, “porque la verdad, ¿cómo no van a ver qué están pintando?”

Los guardas de seguridad adujeron que los autores fueron unos pandilleros reprimidos los que arremetieron contra la iglesia.

"Tengo entendido que la comuna está tomando acciones más duras con las personas que trabajan en esa zona, y la verdad es que como iglesia de San Jerónimo, estamos viendo el proyecto del muro perimetral, cuyo costo asciende al millón de córdobas. Es alto, por eso vamos a hacer una serie de actividades como kermés, fiestas y a pedir ayuda a las empresas", aseguró Barrantes.

COMPLEJO DE CÁRCEL

Mientras que el padre Bismarck Conde, vicario foráneo de la parroquia Nuestra Señora de La Asunción, se refirió al tema de las pintas y lo atribuyó a la falta de educación y falta de respeto a la propiedad privada.

“Hemos sido testigos en Masaya de que personas sin escrúpulos, sin temor, sin respeto en lo más mínimo a la propiedad privada, se amparan en la oscuridad de la noche a pintar las paredes, a ofender, a destruir, no importa si es una casa particular o un templo religioso”, dijo el padre Conde.

Conde agregó que esto de pintar las paredes es un complejo de cárcel, porque desde pequeño a uno le dicen que no hay que manchar las paredes como si fuesen cárceles.

"Veamos los niveles de educación, porque esto es violencia e inseguridad, ahora que se pintó el templo de San Jerónimo, la feligresía sabe lo que costó, y que vengan chavalos sin principios, sin valores, sin tolerancia, sin respeto y vengan a destruir lo que ha costado mucho, no deja de molestar", señaló el párroco de Nuestra Señora de La Asunción.

Asimismo, el padre Conde exhortó a las autoridades policiales de la ciudad a que tomen sus medidas, "porque acá han venido proliferando bandas de muchachos que inconsciente o conscientemente hacen adoración a Satanás".

Agregó que ese culto es una secta o movimiento que, desgraciadamente, es para el demonio. “Se ofrecen sacrificios, no se sabe cuántos sacrilegios se hacen, cuántas ofensas a Dios, y jóvenes aprendices o adoctrinados por otros se dan la tarea de agruparse en los parques”, destacó.

[Nicaragua acogerá V Congreso Iberoamericano de María Reina de la Paz]

“En el parque, todos los fines de semana, muchachos vestidos de negro hacen Sodoma y Gomorra, andan con todos los distintivos del movimiento satánico, por eso levantamos la imagen de la Medalla Milagrosa, porque ahí hacían cultos satánicos y no íbamos a permitir que hicieran sacrilegios", comentó.

SOLUCIÓN

El sacerdote hizo hincapié en que el enverjado es la única solución para proteger el templo de las personas sin cultura, faltas de tolerancia y de respeto.

"Hay muchísimos templos de la provincia eclesiástica nicaragüense que han diseñado bien sus enverjados para no verse en este tipo de situación penosa, porque estar pintando el templo cada vez no es la solución", concluyó el padre Conde.

Las autoridades policiales de Masaya investigan lo ocurrido durante el fin de semana en la iglesia Nuestra Señora de La Asunción, en la “Ciudad de las Flores”.

Los mensajes y las pintas indignaron a los devotos de San Jerónimo y a los católicos en general, quienes están exigiendo a la Policía, dar con los responsables de los daños, pero aún no se informa de detenidos o sospechosos.

"Hago el llamado a la población de Masaya, a las empresas, a que apoyen en las diferentes actividades", expresó finalmente Barrantes.

La Iglesia de San Jerónimo, según los historiadores, fue construida en el año 1928, con un estilo ecléctico, pero en julio 2000 su estructura fue fuertemente dañada por un terremoto.