• Masaya, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Con los neumáticos que ya dieron su vida útil y que son lanzados al vertedero de Masaya, hay quienes se las han ingeniado para reciclarlos y elaborar maceteras, juego de sillas y hasta camas para consentir al mejor amigo del hombre: el perro.

Andrés Díaz Balladares, colaborador de la Organización Nicaragüense Ambiental, Orgánica, explicó que incursionó en la elaboración de camas para mascotas por casualidad.

“La idea de las camas ecológicas surgió un día, cuando le di vuelta a una llanta ante algunos colaboradores y colocaron un trapo. Luego vimos que Scooby, un perrito de tres patitas que fue rescatado del maltrato, se colocó dentro del neumático. Entonces, surgió esta aventura”, confesó Díaz Balladares.

El precio de las camitas para mascotas oscila entre los C$300 y C$700, y las ganancias son para sostener el albergue de canes maltratados (Lucyto) que deambulan por diferentes partes del casco urbano de la Ciudad de Las Flores.

El elaborador de las ‘ecocamas’ mencionó que en buena temporada han logrado vender 15 camas entre pequeñas y medianas, y 6 grandes; sin embargo las “jumbo” se mueven poco”, al igual que los juegos de sillones y sofá.

DEMANDA

“La mayor demanda la tenemos de la capital, porque nos llaman para hacer encargos y solo vienen a retirar. De paso observan el albergue, por lo general son personas que aman a los animales y solo buscan su comodidad y bienestar”, indicó Díaz Balladares.

Agregó que su hija lo convenció hace dos años para formar parte de esta organización que en la actualidad alberga 36 canes, los que son atendidos por un veterinario para su rehabilitación.

A diferencia de los muebles de madera o de mimbre, Díaz Balladares reveló que las llantas recicladas son más duraderas y resistentes, de forma tal que una persona hasta las puede heredar a sus hijos o a quien quiera.

“Te aseguro que la resistencia de este material es para buenos años, y prueba de ello es que lo podés exponer a cualquier tipo de ambiente, invierno o verano, y no se va a dañar. Por lo general, a las personas les gusta ponerlos en los jardines para descansar en lo fresco”, insistió el fabricante de los muebles reciclados.