• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Un grupo de mujeres nicaragüenses que antes recolectaban basura en el vertedero La Chureca, un antiguo emblema de la pobreza en Nicaragua, ahora elaboran bisutería de moda, la que han exhibido en pasarelas en Inglaterra, donde radica su promotora, y planean ofrecerlas en otros mercados.

El programa Earth Education Proyect (Proyecto de Educación de la Tierra, o EEP por sus siglas en inglés), nacido en el 2009, ha hecho posible que unas 60 mujeres de escasos recursos y en situación de riesgo pasaran de recolectar y clasificar basura en ese vertedero, situado a orillas del lago Xolotlán, a elaborar moda reciclada diseñada, la que ya cuenta con su propia marca: Chureca Chic.

La idea surgió de la suiza radicada en Inglaterra Andrea Paltzer, una voluntaria que llegó hace cinco años a ese basurero, en Managua, donde las personas convivían con perros, cerdos y vacas y trabajaban hurgando en los desperdicios, y que durante cuatro décadas recibió sin control miles de toneladas de desperdicios, hasta que fue sellado con el apoyo de España.

"Ella miró la dificultad de las mujeres que iban con sus hijos a la recolección de basura y quiso hacer algo diferente para que no recolectaran basura", explicó a Acan-Efe la coordinadora del grupo de mujeres en Nicaragua, Ana González.

Así nació ese proyecto integral que desde sus inicios trabaja con mujeres de escasos recursos y en situación de riesgo que habitan en las cercanías de ese antiguo vertedero, que era el más grande a cielo abierto de América Latina, y donde ahora funciona una moderna planta de reciclaje.

A base de papel

Desde entonces, ese grupo de mujeres se dedica a la elaboración de todo tipo de bisutería a base de papel, entre ellos pulseras, aretes, collares, tarjetas de todas ocasiones y papelería.

Su moda reciclada diseñada no sólo se ofrece en algunas tiendas en Nicaragua, sino que ha sido exhibida en dos ocasiones en la Semana de la Moda de Londres, donde expusieron su primera colección de accesorios, aseguró su coordinadora.

Su presencia en Inglaterra ha sido gracias a la gestión de su fundadora y promotora Andrea Paltzer, quien también se encarga de buscar clientes y promocionar el producto en ese país europeo, dijo.

Actualmente, las mujeres combinan el papel con plata, baño de plata o piedras preciosas, con el objetivo que el producto se vea más fino y acorde con la moda, y así poder ofrecerlo a otros mercados.

Ese grupo de mujeres elabora un promedio de 700 piezas mensuales, entre pulseras, aretes y collares.

En busca del empoderamiento femenino

El proyecto, además de capacitar a las mujeres en manualidades, busca empoderar a las féminas, para lo cual reciben talleres psicosociales en cuanto a autoestima y sobre prevención contra violencia de género.

Además, reciben consultas médicas y una ayuda económica de 100 dólares mensuales.

"El objetivo del proyecto es empoderar a las mujeres en cuanto a conocimientos, habilidades y desarrollar destrezas. Además, que ellas se sienta útiles y que pueden dar un aporte a la comunidad", puntualizó González.

Como meta a corto y mediano plazo, esas mujeres buscan hacer alianzas con el sector privado local y colocar sus productos en otros mercados en el exterior para lograr que el proyecto sea autosostenible y así poder involucrar a más mujeres en situaciones de riesgo.