•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El epidemiólogo Leonel Argüello recomienda al Ministerio de Salud intensificar las jornadas de fumigación en la época de verano (estación seca) para eliminar los criaderos del mosquito Aedes aegypti, transmisor del chikungunya, cuyo número de infectados en Nicaragua sobrepasó el fin de semana, los 3 mil casos desde que apareció el primero, hace siete meses en julio del 2014.

“En la época del verano debe intensificarse la fumigación para que, cuando entre el invierno en mayo, exista la menor cantidad de criaderos y zancudos”, sugiere el especialista en epidemiología consultado por El Nuevo Diario.

Argüello señala que el exterminio de los criaderos del mosquito Aedes aegypti en el verano es importante, porque es la época en que los criaderos están secos y no hay reproducción de zancudos.

“Es importante que cuando inicie el invierno tengamos la menor cantidad de criaderos y de mosquitos, porque si en una manzana donde puede haber 40 casas, en tres hay criaderos, es suficiente para que se produzca un brote (de chinkungunya)”, dijo.

Vientos no lo desaparece

Asimismo, aclaró que las rachas de vientos que en semanas anteriores azotaron parte del territorio nacional, no necesariamente iba incidir en la desaparición del mosquito transmisor del chinkungunya.

“Los fuertes vientos no significa que los zancudos iban a ser lanzados al infinito; lo que sucede en este caso, es que el zancudo se va de mi casa a la casa del vecino”, reiteró Argüello.

3 mil casos

Nicaragua sobrepasó el fin de semana la barrera de los 3 mil casos de chikungunya desde que apareció el primer caso, en julio del 2014, según el último parte oficial brindado por la vocera gubernamental Rosario Murillo.

La portavoz presidencial confirmó que hasta el recién pasado fin de semana, se contabilizaban 3,038 casos positivos de chinkungunya con los últimos 29 reportados por el Ministerio de Salud, Minsa.

De los últimos 29 casos positivos de chinkungunya ; 20 se reportan en Managua y cinco en Juigalpa, Chontales, 136 kilómetros al noreste de la capital, según el último parte oficial.

Las autoridades sanitarias también confirmaron dos casos de chinkungunya el fin de semana en Carazo, uno en León y otro en Las Minas, Región Autónoma del Caribe Norte.

Murillo, en su acostumbrada alocución en los medios oficialista, subrayó que los últimos afectados por el chikungunya en Nicaragua, permanecen estables y están fuera de peligro.

"En la época del verano debe intensificarse la fumigación para que, cuando entre el invierno en mayo, exista la menor cantidad de criaderos y zancudos”, Leonel Argüello,