Edwin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Dos teólogos, una católica y el otro evangélico, coincidieron en que el país se encuentra en un “estado de ira nacional”, producto de los últimos acontecimientos, donde sus protagonistas, luego de cantarle a la Virgen, descalifican a quienes no comparten sus ideas o desmanes, y todavía se atreven a hablar de democracia.

La teóloga Michele Najlis observó el doble discurso, no sólo entre la fe que se dice profesar, sino también en la supuesta defensa del Estado de Derecho y de la Constitución con actitudes contradictorias.

“Ciertamente, hay un estado de ira nacional por las maniobras que el Ejecutivo hace con todas las instituciones. Es indignante lo que pasa con la Corte (Suprema de Justicia). No sé cómo tienen bocas para a hablar de democracia. Es sumamente preocupante, es un rasgo que caracteriza a los gobiernos totalitarios y que debemos frenar entre todos y todas”.

“Hay un estado de indignación nacional porque pasan cosas que no deben ocurrir, pero lo más preocupante es que digan una cosa y hagan otra”, sostuvo.

Fariseísmo como norma de conducta

El teólogo bautista, reverendo Carlos Villagra, calificó de fariseísmo el comportamiento asumido por quienes asumen una actitud piadosa, pero que luego demuestran lo contrario.
“Jesús en cierta ocasión dijo a la gente, con respecto a la actitud de los fariseos: ‘Hagan lo que ellos dicen, pero no lo que ellos hacen’, porque ellos están muy distantes de lo que suelen decir”.
Desde luego, eso refleja hipocresía, mojigatería, expresó.
Michele Najlis indicó que no se debe seguir irrespetando a la Constitución como lo han hecho casi de una manera maratónica en lo poco que va del mes, como por ejemplo, ver a un Congreso en pleno sesionando en una iglesia. Si bien era por una fiesta popular, ésta era de índole religiosa.

“Vamos mal”

Es lindo ver en esa fiesta a María, esa mujer pencona, tayacana, que se celebra en las casas, y donde las mujeres son las principales celebrantes para compartir la alegría, pero nada tiene que hacer el Congreso en una fiesta religiosa, dijo.

Asimismo, manifestó que no fue bueno que el presidente Ortega y la primera dama repartieran cosas para la Purísima, en otra evidente violación al Estado laico.

“Que si Daniel y Rosario son devotos de la Virgen, entonces como hogar que la celebren en su casa, que pongan el altar y que hagan como lo hacen miles de familias con sus propios reales, pero no aprovechándose de una festividad religiosa para promover su imagen política”.

Criticó que el mandatario llame a la reconciliación, canta a la Virgen, “y luego cataloga de perros rabiosos a la oposición utilizando un lenguaje prepotente, irrespetuoso, además, que mandó anular tramposamente la decisión del Parlamento de no considerar los CPC como órganos paraestatales”.

La teóloga cuestionó, por otra parte, al obispo Bosco Vivas por desautorizar la Cruzada de Poder y Milagros de una organización evangélica, en la plaza pública, cuando bien se le facilita a otras iglesias, especialmente a la católica. “No sólo viola los derechos ciudadanos, sino los derechos humanos”.

El teólogo Carlos Villagra consideró que se ocupan las festividades religiosas como una “forma de promover cierto clientelismo político. Esto está amargando y frustrando al pueblo, porque están diciendo muchas cosas, entre comillas, cositas bonitas, pero se actúa de una forma detestable, abominable. Luego de estas celebraciones religiosas, lo que hemos visto de ellos es que buscan la gresca, la riña, y eso los contradice completamente”.

“Se ha perdido hasta la vergüenza. Se quedan muy complacidos y contentos enviando este mensaje: ustedes pueden celebrar las barbaridades que hacemos porque nuestra condición nos permite proceder de la manera más absurda, no importa si está bien o está mal, pues por nuestra investidura podemos hacer lo que se nos antoje”.

Aquí, agregó, se ha puesto en evidencia que la misma boca que una noche alaba, el otro día maldice. Las Escrituras dicen que una fuente no puede producir agua dulce y amarga a la vez. Los cristianos tenemos que ser tal como dice el refrán: el que es chocoyo en todo árbol es verde.

“Tenemos que acercarnos a Dios, no de una manera superficial, sino profunda. En la Biblia dice: “Si se humillare mi pueblo y buscare mi rostro, y si se arrepintiera de sus malos caminos yo oiré desde los cielos y responderé y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”. II Crónicas 7: 14.

La profanación

Michele Najlis consideró “preocupante” la repuesta que el propio Vivas ofreció respecto de lo que sucede en León Viejo con los restos del obispo Antonio Valdivieso y de los otros prelados que fundaron la Religión Católica en Nicaragua.
“El obispo Valdivieso es un verdadero santo, ¿cómo es posible que manden sus restos a una bodega porque se amplía una letrina? Desde ahí vamos mal, decime vos. ¿Y todavía que el obispo Vivas diga que no sabe nada porque no le han comunicado nada oficialmente?

Najlis, irritada, exclamó: “Es que (Vivas) no debe esperar que le digan, él debe moverse. Es su obligación ir a León Viejo y defender el sepulcro del santo que más bien debería ser un lugar de peregrinación”.

“Algunas personas vamos en peregrinación a la tumba. Él defendió el derecho de nuestros indígenas, y el obispo de León no puede decir nada porque no sabe nada, mirá qué actitud. Es indignante el irrespeto del INC”, dijo Najlis, quien destacó la labor del ex director de Cultura, Clemente Guido, por el rescate de la historia y de Valdivieso en particular.

“Llamamos a la defensa del Estado laico, a la defensa de los valores cristianos sin manipulación, y eso sólo es posible si las iglesias son independientes del Estado; luego, hay que denunciar el doble discurso y hacer un llamado de atención a los obispos, porque no encontramos palabras que puedan calificar la pasividad con que han tomado todo esto”, dijo.