•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El adoquinado de la vía que conecta Tola con sus zonas costeras presenta un avance de más de 10 kilómetros, y a finales de este mes facilitará el acceso a los desarrollos turísticos asentados a lo largo de los 54 kilómetros de costa que tiene este municipio rivense.

Se trata del adoquinado de la carretera de terracería que va desde del casco urbano de Tola y se pretende llevar hasta la comunidad Las Salinas, pasando frente a importantes complejos turísticos como Guacalito de la Isla, Aqua Resort Hacienda Iguana, Rancho Santana y el aeropuerto Costa Esmeralda, este último en proceso de construcción.

A finales de febrero se podrá circular sin contratiempos a lo largo del tramo de 10.5 kilómetros de carretera. Luego el plan del Ministerio de Transporte, MTI, es adoquinar “hasta donde se construye el aeropuerto, al norte de la hacienda Iguana”, reveló el ingeniero Tomás Cuadra, responsable de la vía en construcción, que cubre hasta la primera entrada al balneario Gigante y que pasa frente a la entrada del complejo eco-turístico Guacalito de la Isla.

Antecedentes

El proyecto inició en 2012 con 2.9 kilómetros y una inversión de C$29 millones, seguida de otra de C$30 millones cuya área de trabajo no se especifica en la información oficial.

Según Cuadra, el último tramo de 2.2 ha sido construido en dos etapas por Alba Equipos, a un costo de C$26.6 millones, pero desconoce si ellos van a permanecer a cargo de las nuevas fases, incluida la de 6 kilómetros que permitiría llegar hasta la zona donde se construye el aeropuerto.

El viceministro del MTI, Amadeo Santana, indica en una nota de prensa colgada en el sitio web de esa institución, que el proyecto se ejecuta con fondos del Gobierno central, para beneficiar a los ciudadanos y transportistas.

No obstante, la Oficina de Relaciones Públicas del MTI no proporcionó mayores detalles del referido proyecto.

Por su parte Danny García, responsable de Proyectos de la Alcaldía de Tola, precisó que la inversión tiene una gran importancia económica, turística y social, ya que es el principal acceso a las zonas turísticas y, además comunica a 58 de las 69 comunidades del municipio.

De acuerdo a García, debido al auge turístico que experimenta el municipio de Tola, la carretera se ha convertido en una vía muy transitada “y el 60% de los vehículos tienen que ver con traslado de turistas extranjeros o transporte pesado que trabaja en proyectos turísticos que se ejecutan en las zonas costeras”, precisó.

Primeros beneficiados

Hasta el momento comunidades como Juan Dávila, El Coyol, Las Pilas y San Antonio, ya le han dicho adiós a las terribles polvaredas causadas por los vientos y el ir y venir de vehículos en temporada seca.

“La obra es importante, porque el polvazal es perenne y no podemos ni regar las calles por escasez de agua, y la gente que tiene negocios a la orilla de la carretera sufre al igual que sus clientes, los niños y todos, pero el adoquinado cambia nuestras vidas”, comentó María López, habitante de la comunidad El Tambo.

En el proyecto trabajan 75 personas, entre ellas 5 mujeres que fueron contratadas para dirigir el tráfico en los tramos donde se desarrollan los trabajos.