•   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Centroamérica podría convertirse en el mayor centro logístico mundial cuando concluya en 2019 la construcción del canal de Nicaragua, que será complementario al de Panamá pues atenderán rutas y embarcaciones diferentes, anticipó este miércoles un alto funcionario nigaragüense.

Paul Oquist, secretario ejecutivo de la Comision del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, dijo durante un foro en Panamá que las dos rutas son complementarias porque permitirían el paso de buques de diferentes tamaños, y eso "es bueno para el desarrollo de toda la región".

"Lo importante aquí es que Centroamérica puede ser, entre Panamá y Nicaragua, el gran centro logístico del mundo en este siglo" con sus dos canales, comentó Oquist a periodistas durante el foro sobre infraestructuras.

Varias instituciones y analistas consideran que en Centroamérica hay un gran déficit en infraestructuras que puede limitar el aprovechamiento de la región como un centro logístico.

oPORTUNIDADES DE EMPLEO

El canal "abre oportunidades de trabajo y negocio" para Nicaragua y el mundo, aseguró Oquist, quien afirmó que "a fin de año" comenzaría la construcción de la nueva vía.

Nicaragua inauguró en diciembre las obras para construir un canal de 278 km de extensión, tres veces más largo que el canal de Panamá (80 kilómetros), que incluiría dos puertos, un aeropuerto, una zona franca, un complejo turístico y uno habitacional.

Las obras, estimadas en 50,000 millones de dólares, casi cinco veces el PIB de Nicaragua, concluirán en 2019, fecha desde la cual podrían pasar por la ruta nicaragüense barcos de hasta 25,000 contenedores.

ESPERARÁN ESTUDIOS DE FACTIBILIDAD

Por su parte el Canal de Panamá, por el que pasa un 5% del comercio marítimo mundial, se encuentra en fase de expansión para que buques de hasta 14,000 contenedores, el triple de la capacidad actual, puedan cruzar sus aguas a partir de 2016.

Los principales clientes de la ruta panameña, por la que pasaron en el último año 326 millones de toneladas, son Estados Unidos y China.

El administrador del canal panameño, Jorge Quijano, reconoció semanas atrás que el canal de Nicaragua representaría una disminución de hasta 30% del tránsito de buques por Panamá, que posee una de las zonas francas más grandes del mundo y un robusto centro bancario, según sus autoridades.

Sin embargo, Oquist pidió esperar los estudios de factibilidad del canal de Nicaragua para poder hablar de su impacto "sobre la base de datos y hechos", aseguró.

El gobierno nicaragüense otorgó en junio de 2013 a HKND una concesión para construir y administrar el canal por 50 años prorrogables a otro período igual.

Nicaragua, que también pretende captar otro 5% del comercio marítimo mundial, espera pasar de un crecimiento económico promedio de 4,5% a 10% en los primeros años de operación del canal.