•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La sismicidad registrada en el Océano Pacífico disminuyó este fin de semana, sin embargo, las instituciones del Gobierno aún se mantienen vigilantes ante la posibilidad de un evento telúrico mayor.

Tras el movimiento sísmico de 5.2 grados en la escala de Richter ocurrido cerca de las cuatro de la tarde del pasado viernes, la Dirección de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, registró ese mismo día, en un lapso menor de cinco horas, otros cinco pequeños temblores de magnitudes que no superaron los 3.3 grados de la misma escala de medición.

[Te interesa: Sismo asusta en el Pacífico]


Durante la madrugada y la mañana de ayer, los sismógrafos del Ineter no captaron ningún movimiento, pero entre las dos y las 4 de la tarde la sismicidad se trasladó frente a las costas de Corinto, con sismos de magnitud no mayor a los 3.2 grados.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, recordó ayer que las instituciones del Gobierno se activaron inmediatamente tras el temblor del viernes, y están dándole seguimiento tanto a nivel local como nacional.

Desde el Ineter, a su vez, se está vigilando la situación a nivel regional. El viernes, posterior al evento que ocurrió frente al volcán Cosigüina, el Ineter detectó otro frente a las costas en el Pacífico de Costa Rica.

“Estamos vigilantes aplicando todos los protocolos”, destacó Murillo.