•  |
  •  |

Los efectos del calentamiento global, principalmente el aumento de las temperaturas y la escasez de agua, podrían representar un desafío para el cambio de la matriz energética que busca Nicaragua, cuya meta es que el 74% de la energía sea generada por fuentes renovables para 2018.

La semana pasada, el director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, Marcio Baca, advirtió que “nos estamos adentrando a años más calientes que el 2014”. Según la agencia del clima de la Organización de Naciones Unidas, ONU, el año pasado fue el más caliente de la historia.

Por ello, Amado Ordóñez, director del Centro Humboldt, explicó que de continuar el aumento de temperaturas y los regímenes irregulares de lluvias, la generación hidroeléctrica podría verse en riesgo al no contar con suficientes cuerpos de agua disponibles para crear energía.

“Ante temperaturas extremas la reducción de las lluvias, la capacidad de generación se va a reducir, yo veo amenazas en esas inversiones importantes que se hacen en proyectos como Tumarín”, indicó Ordóñez.

Por su parte, Patricia Rodríguez, consultora en energía y medio ambiente, señaló que también los períodos muy lluviosos podrían afectar a estas plantas en su infraestructura, ya que “para que una hidroeléctrica soporte la crecida de un río, tiene que hacerse una súper estructura que incrementa los costos de inversión y la hace menos viable económicamente hablando”.

Otros tipos de energía renovable podrían verse afectados por la variación climática. Una de ellas es la geotérmica, la segunda de mayor importancia en el país. Esto, explicó, se debe a que ante la escasez de agua, los subsuelos se secan por lo que no se encuentra el vapor geotérmico adecuado con la energía suficiente para mover una turbina y un generador, lo que afecta el suministro de esta.

También las plantas eólicas pueden ver daños en su infraestructura cuando se presentan ráfagas de viento superiores a las que soportan.

Sin embargo, aclaró, que parte de las ventajas de tener fuentes diversas, es que si una de ellas falla, otro tipo de generación puede permitir el suministro de energía. Actualmente, el 53% de la energía eléctrica del país proviene de fuentes renovables, según datos oficiales.