Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Costa Rica
Sin el permiso necesario de un familiar, el cadáver del peón nicaragüense, Rafael Antonio Pérez Sánchez, quien falleció tres semanas atrás en un complejo hotelero, fue sacado de la morgue y trasladado a la frontera sin el menor cumplimiento de normas sanitarias para esos casos.

“Es un hecho en que se cometió una irregularidad, porque según lo establecido, el caso debía pasar por el Consulado General de Nicaragua en este país, sin embargo nunca se supo nada y lo sacaron sin la presencia de un familiar”, comentó Harold Rivas Reyes, embajador nicaragüense en Costa Rica.

Además, que el cuerpo fue trasladado sin cumplir con los requisitos, pues por el mismo desconocimiento de la causa de su muerte se debió ser más precavido por el riego de una contaminación a terceros.

“Debía ir en una caja hermética no en una bolsa de plástico. Además, tenían que esperar a los familiares y no entregárselo en la frontera de la forma inhumana que lo hicieron”, añadió el funcionario diplomático.

Informó que por la orden de una jueza el cuerpo fue sacado, a pesar de que funcionarios de la empresa constructora sabían que venían familiares a buscarlo.

“Pedimos a la juez que nos explicara con base en qué argumentos jurídicos dio la orden, pero aún estamos esperando respuesta. Igualmente, estamos a la espera del informe que prometió la ministra de Salud”, sostuvo.

Informó que al caso se le está dando seguimiento, y que incluso enviaron a Nicaragua al vicecónsul, Guillermo Matus, a fin de entrevistarse con los familiares de la víctima para darles asesoría sobre cómo deben proceder para reclamar la indemnización a que tienen derecho los hijos del fallecido.

“Los representantes de la empresa se comprometieron a cancelar todo. Que los hijos recibirían el apoyo necesario para no padecer, cosa que tampoco han hecho. Estamos gestionando para que vengan familiares a presentar las debidas demandas. Aquí les apoyaremos en todo lo necesario”, indicó Rivas.

Reiteró que durante su visita al plantel se pudo comprobar las pésimas condiciones en que los peones dormían en las barracas, por lo que demandaron al gobierno tico poner cartas en el asunto para que no se les permita abrir el proyecto mientras no corrijan esas condiciones infrahumanas.

En días pasados, la ministra de Salud de Costa Rica informó que será hasta dentro de unos dos meses cuando se podrá conocer con exactitud la causa de la muerte del peón nicaragüense, en la construcción del Hotel Riu, en Sardinal, Carrillo.

“Tenemos resultados, pero todos han salido negativos, no se ha logrado un virus, una bacteria o una causa aparente que le haya provocado la muerte”, justificó la semana pasada la funcionaria de Salud.

Explicó que se enviaron pruebas a Estados Unidos, pero que aún no se puede determinar con certeza las causas de la muerte del nicaragüense, porque los actuales análisis no evidencian una causa, por lo que presume que habría fallecido por una infección viral o bacteriana que se ubicó en los pulmones.