Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Las muertes causadas por armas de fuego representan sólo el 2.4 por ciento de la cantidad de víctimas violentas valoradas por el Instituto de Medicina Legal, desde su fundación --en el año 99-- hasta la fecha, según lo afirmó la forense doctora, Ernestina Cuadra.

Según la especialista, la cantidad de muertes violentas valoradas por Medicina Legal alcanza una totalidad de mil 379 casos, y de ellos sólo el 2.4 por ciento son muertes provocadas con armas de fuego, lo que ubica a Nicaragua como el país más seguro en relación con el uso de las armas de fuego para cometer crímenes.

“Somos los más con relación a Honduras, Guatemala y El Salvador, no se nos puede comparar”, señaló la forense, durante un encuentro sobre medicina legal y criminalística realizado con periodistas nicaragüenses.

Sin embargo, de acuerdo con las estadísticas, de todos los casos de muertes violentas valorados en el Instituto de Medicina Legal, el 11.3 por ciento de ellas fueron provocadas con arma blanca y el 67 por ciento de todas las lesiones dictaminadas fueron contusas provocadas con objetos romo.

Las muertes por accidentes de tránsito ocupan un 29.2 por ciento del total de muertes violentas dictaminadas por el Instituto de Medicina legal. Otros accidentes no precisamente de tránsito ocupan el 16.8 por ciento, mientras que los suicidios están en último lugar, con un 11.1 por ciento de las muertes estudiadas por medicina legal.

Violencia casera
Las estadísticas del Instituto de Medicina Legal indican que el 86 por ciento de todos los peritajes están relacionados con circunstancias violentas o bajo investigación policial. Del total de peritajes, el 84 por ciento corresponde a lesiones llamadas personales, en las que prevalecen la violencia intrafamiliar, violencia conyugal y violencia contra los niños.

En Managua, las estadísticas indican que de cada 100 mil habitantes, 264 tienen una muerte violenta, y el 46 por ciento de esas muertes se provocan con arma de fuego.

La mayoría de esos fallecidos son varones, y sólo en el 5 por ciento de todos ellos estuvo involucrada como víctima una mujer.

Violencia intrafamiliar
Para la doctora Cuadra, la conducta violenta que experimentan los agresores de mujeres, niñas y niños se aprende, “es habitual”. Para los especialistas forenses, el principal factor de riesgo en la violencia contra las mujeres es la pobreza.

Las estadísticas forenses señalan que el 33 por ciento de las mujeres que sufren violencia y que denuncian los casos, continúa viviendo con el agresor, y el 88 por ciento de los casos de violencia se registran en el domicilio. “La violencia intrafamiliar es un fenómeno terrible”, señaló la doctora Cuadra.