• Chinandega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Este artículo se publicó originalmente en el Zonal Chinandega, que circula con El Nuevo Diario todos los viernes en ese departamento.

La fase crítica que vive la lapa roja, ave símbolo de la fauna que alberga la Reserva Natural Volcán Cosigüina, ha desencadenado un movimiento social orientado a evitar que desaparezca. Se estima que ya solo quedan poco más de una docena de ejemplares de esta imponente ave.

La Cooperativa de Servicios Turísticos, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, el Ejército de Nicaragua y líderes comunitarios son parte de la iniciativa “Deja tu Huella”, a través de la cual se eleva un llamado a frenar la depredación de la especie.

La campaña es auspiciada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, a través de pequeñas donaciones y contempla acciones para proteger y sensibilizar a los pobladores respecto al cuido de esta ave que tiende a desaparecer.

Bismark Caballero, coordinador de la Cooperativa, aseguró a El Nuevo Diario que tienen contabilizados 15 ejemplares de lapas rojas, 80 por ciento adultos y 20 por ciento juveniles; la mayoría en el bosque La Salvia, colindante con el Golfo de Fonseca.

Las acciones impulsadas incluyen distribución de material informativo impreso en escuelas y charlas para hacer énfasis que todos pueden abonar a la conservación de la especie.

Caballero dice evitar el ingreso de depredadores es vital, ya que saquean los nidos de las lapas para ofrecer las crías a salvadoreños que penetran a través del Golfo.

Según Daniel Pozo, coordinador del Comité de Manejo Colaborativo de la Reserva, un contingente del Ejército de Nicaragua resguarda la zona.

“La presencia del Ejército significa autoridad, y eso es vital para evitar el robo de los nidos”, expresó.

Por su parte, Norlan Martínez, biólogo de la delegación departamental del Marena, destaca que en este momento este esfuerzo es clave, pues se desarrolla el ciclo reproductivo del ave teniendo identificados cinco nidos con dos y cuatro huevos.

Dijo que el sistema de tráfico ilegal del ave es latente, y los comunitarios deben protegerla para que la comunidad La Salvia, denominada “El Escudo Verde”, se convierta en una zona de conservación para atraer turistas.

Monitoreo

Y es que el trabajo involucra el monitoreo de la población de lapas, identificación de nidos, y conservación de árboles principalmente de las especies Panamá, Guanacaste Negro y Ojoche, de cuyos frutos se alimentan las lapas.

Mariano Betanco, guardaparques comunitario, indica que hay lapas rojas en las comunidades La Salvia, El Rosario, la Tigüilotada y en el sendero los Cerros Chachos sector La U.

Toda esta cadena de esfuerzos, expresa Martín Vallecillo, guía turístico de Cosigüina, constituye una oportunidad para atraer turistas nacionales y extranjeros interesados en observar la exótica ave.

Manifestó que en la reserva, también existen venados, pizotes, loras, monos, chocoyos, así como una gran diversidad de aves que igualmente son protegidas de acciones como la extensión de la frontera agrícola, los incendios y el despale.

Cifras

22 días son incubados los huevos de lapa roja en árboles “Panamá” de 30 metros de altura.

45 años es el promedio de vida de la lapa roja en su hábitat natural, bajo cautiverio puede vivir hasta 70.

Entre enero y junio de desarrolla la etapa de reproducción de la lapa roja. De no frenar el saqueo, el despale y los incendios forestales dentro de cinco años la lapa roja podría desaparecer.