•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Que el combustible haya disminuido su valor a niveles de hace 4 años, no se traduce en la rebaja del precio de los productos perecederos: cebolla, papa, tomate, zanahorias, repollos y otros. El Nuevo Diario consultó a los comerciantes de los mercados capitalinos, quienes brindaron sus razones del porqué los nicaragüenses pagan un alto costo por las verduras y los tubérculos, que son indispensables en la dieta nacional.

Antonio Aráuz, comerciante del mercado Mayoreo, explicó que Nicaragua no es autosuficiente en la producción de perecederos. Asimismo, aseguró que entre los meses de octubre y diciembre no hay producción nacional de cebolla, por lo que es indispensable importar ese producto desde Holanda o Estados Unidos. “Importar tiene sus costos, eso hace que la cebolla en diciembre sea más cara”, manifestó el comerciante.

Consultado sobre la baja del precio de los combustibles y el alto valor de los perecederos, Marcos Garay, comerciante del mercado Oriental, aseveró que los hidrocarburos poco influyen en el costo de los productos: “Que baje el petróleo no se traduce en que los costos de producción del campesino bajen. Aquí las maneras para que bajen los precios, es que haya sobreproducción en la cosecha o que las ventas estén muy malas”.

Garay agregó que sus proveedores nacionales le han confirmado que los insumos como abono y herbicidas siguen caros, además le refirieron sobre la poca disponibilidad de agua para riego, por lo que la producción de papa y repollos en el norte del país tiene un costo muy alto.

Clima también influye

Jackeling Reyes, comerciante del mercado Mayoreo, aseguró que el valor de los perecederos se rige principalmente por el tiempo. “Si hay mucha agua cultivos como el tomate se pierden, porque es invadido por más plagas y si hay poco agua o sequía, no crecen los frutos”, explicó Reyes.

Igualmente, los comerciantes coincidieron en que se debe modernizar el sistema de producción nacional para tener verduras y frutas más baratas en los mercados. “Los cargamentos con productos de los departamentos a la capital la verdad no son muy costosos, porque estamos cerca; lo costoso es la producción en las fincas”, destacó Arnulfo Tapia, comerciante al por mayor en el mercado Oriental.