•   Boston  |
  •  |
  •  |
  • END

La comunidad nicaragüense que radica en Massachusetts, está experimentando un fuerte golpe a sus bolsillos debido a las tormentas de nieve que en las últimas semanas han azotado con fuerza a este estado norteamericano, y en especial, a la ciudad de Boston, en donde han dejado más de 84 pulgadas de nieve acumulada en el suelo.

Una nueva tormenta de nieve que azotó ayer a Boston y que obligó a suspender el transporte público de la ciudad, así como cancelar todos los vuelos de la mañana en el aeropuerto Logan international, trajo consigo temperaturas de -30 0C, la cual ha obligado a la población a invertir más dinero en aceite de calefacción.

La nicaragüense Teresa Márquez, que reside en la ciudad de Lynn, dijo a El Nuevo Diario vía telefónica que debido a las bajas temperaturas, ha tenido que llenar el tanque de aceite para la calefacción cada siete días y que esto le representa un gasto de US$1,325 al mes.

“Estamos echándole 100 galones de aceite al tanque. Cada galón cuesta US$2.65 y tenemos que llenar hasta 5 veces por mes para poder mantener la casa un poco caliente. Muchas veces no pagamos otros cobros que debemos hacer para no quedarnos sin calefacción. Realmente nos estamos defendiendo como gato panza arriba en este invierno”, explicó con un poco de humor.

Para Isabel Membreño, que vive en la ciudad de Attleboro, la situación es más compleja. Ella tiene que recurrir a la chimenea de la casa para poder calentar la casa debido al alto costo del aceite. “Es cierto que el aceite bajó, pero no mucho. Hace poco llené el tanque de la calefacción con 200 galones y ya va por la mitad. Lo que estoy haciendo para ahorrar un poco, es encendiendo la calefacción tres veces al día. Tengo que aguantar un poco de frío, pero hay que sacrificarse”, apuntó.

Arden las chimeneas

Asimismo, Membreño explicó que gracias a un amigo que le dio un sabio consejo, empezó a utilizar la chimenea de la casa para mantener el calor de la vivienda y aprendió a no utilizar muy a menudo la calefacción del sótano, donde tiene habitaciones que no tienen huéspedes.

Similar situación vive Johana Gutiérrez. A esta nicaragüense la calefacción le llega a través de las tuberías del gas, aunque es un poco más económico que comprar aceite; sin embargo, la situación para ella se le hace más difícil debido a que se encuentra desempleada.

“Este último recibo de gas me vino de US$500, mi esposo es el único que trabaja, hemos tenido que dejar de pagar otros cobros para poder mantener la calefacción. Estoy segura que Dios nos ayudará a salir de todas estas deudas que nos está dejando el invierno”, declaró.

Más albergues

Respecto a esta situación, el alcalde de Boston, Martin Walsh, en conferencia de prensa el pasado martes por la mañana, dijo que los albergues para proteger a la gente del frío se encuentran a capacidad, pero que se está buscando cómo acondicionar otros lugares para la gente que los necesite.

Igualmente, destacó que los estados de Connecticut y de Nueva York han enviado maquinaria pesada para ayudar a remover la nieve de las calles, para que las personas puedan transitar nuevamente por estas. También informó que se ha gastado US$34 millones para remover la nieve de la ciudad, que ha sufrido varias tormentas en las últimas tres semanas.

Esto ha provocado que la Alcaldía de Boston sobrepase el presupuesto de emergencia; sin embargo, la municipalidad le hará frente a dos tormentas que podrían azotar la ciudad mañana y el domingo próximo.

"Estamos echándole 100 galones de aceite al tanque, cada galón cuesta US$2.65 y tenemos que llenar hasta 5 veces por mes para poder mantener la casa un poco caliente”. Teresa Márquez, nicaragüense que reside en la ciudad de Lynn.