•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La integración de los niños, niñas y adolescentes con discapacidad ha sido uno de los principales retos del sistema educativo nicaragüense, debido a la falta de sensibilización entre las familias para matricular a sus hijos e hijas, por la carencia de recursos humanos y materiales para atenderlos.

Sin embargo, la evaluación al Plan Estratégico de Educación 2011-2015 que presentó recientemente el Ministerio de Educación, Mined, muestra que ha habido avances en ambos sentidos y plantea metas para ampliar y mejorar la atención este año.

Según el documento, al 2013 se estaba atendiendo a 14,648 niños, niñas y adolescentes, de los cuales 11,570 estudiantes con discapacidades leves estaban matriculados en escuelas de educación regular con prácticas pedagógicas incluyentes, y 3,078 con discapacidad severa estaban en escuelas de educación especial.

Obstáculos

María Auxiliadora Sánchez, madre de una niña de 11 años que tiene Síndrome de Down y este año ingresará a sexto grado en un colegio regular de Managua, reconoce que ha habido más apertura en los centros educativos a la hora de matricular a estudiantes con algún tipo de discapacidad.

Afirma, sin embargo, que en el caso de su hija Carol Antonia, dicha aceptación se ha visto limitada porque la niña no es integrada al ciento por ciento en las actividades que orientan y desarrollan los docentes en el aula de clases.

“Ella a veces me dice que los demás hicieron examen, pero ella no”, cuenta.

Sánchez asegura que en una ocasión no recibió el boletín con las notas de su hija porque a la profesora se le olvidó elaborarlo.

A su juicio, debe haber más capacitación a los docentes para que sepan involucrar a los niños, niñas y adolescentes con discapacidad y estos tengan derecho a un desarrollo integral.

“Para mí es importante que Carol Antonia vaya al colegio porque así estoy segura de que en el futuro va a ser una persona independiente”, refiere la madre.

Los Pipitos y Pajarito Azul, organizaciones que atienden a niños, niñas y adolescentes con discapacidades, iniciaron en el 2011 una campaña de incidencia y sensibilización para una educación inclusiva en la sociedad nicaragüense.

Metas

También abogan por el involucramiento de educadores y padres de familia con el empoderamiento de sus compromisos en promover y defender los derechos de sus hijas e hijos, en consecuencia con los derechos de las personas con discapacidad.

Para este 2015 una de las metas del Mined es incrementar las escuelas de educación regular con prácticas pedagógicas incluyentes de 2,000 a 5,000 y la matrícula de 11,570 a 25,000 estudiantes con discapacidad leve.

En la modalidad de atención a estudiantes con discapacidad severa a través de las escuelas de educación especial (25) y las aulas integradas (22), la meta es incrementar la atención de 3,078 estudiantes a 4,000 e incrementar a 50 nuevas aulas integradas.

 

Para este 2015 el Ministerio de Educación se plantea lograr una matrícula de 25,000 estudiantes con discapacidad leve y que el número de escuelas de educación regular con prácticas pedagógicas incluyentes, pase de 2,000 a 5,000.

 

El esquema de atención

Sistemas • El Ministerio de Educación, a través de la Dirección de Educación Especial, ofrece atención educativa a niños, niñas y adolescentes con discapacidad a través de dos modalidades: educación no formal y educación formal.

La educación no formal se concreta con el programa de Atención Comunitaria, con el que se brinda atención a niños y niñas de 0 a 4 años, con el fin de facilitar sus procesos de desarrollo. Aquí se trabaja principalmente con los padres, madres y familiares, el contexto de acción son los hogares.

En tanto, con la educación formal se abarca a la población escolar entre 5 y 18 años, a través de escuelas de educación especial, aulas integradas en escuelas regulares, integración escolar y educación laboral.

En el caso de la educación laboral, los protagonistas son jóvenes con discapacidad cognitiva y sensorial entre 15 y 18 años. Se brinda a través de aulas talleres ubicadas en las escuelas de educación especial y en talleres y/o empresas de la comunidad.