•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El poeta y cantautor español Luis Eduardo Aute llegó ayer por primera vez a Nicaragua para participar en el Festival Internacional de Poesía en Granada, para cantar y compartir los poemas de su libro “Animalhada”.

Aute, invitado especial de esta edición del festival, se mostró contento de poder compartir con poetas de distintas nacionalidades y en entrevista con El Nuevo Diario confesó que Rubén Darío ha sido una gran influencia para él. Compartió que aunque varias veces, desde el triunfo de la Revolución Sandinista, intentó visitar el país, “a la cuarta ocasión ha sido la vencida”.

 

Desde los ocho años empezó a pintar, ¿qué lo motivó a empezar a pintar a tan temprana edad?

La necesidad, las ganas de contar cosas. Tenía mucha facilidad para dibujar, en el colegio sacaba suspenso en todas las materias menos en dibujo. Estaba claro que de dedicarme a algo, tenía que ser algo dentro de las artes. No sabría vivir sin un estudio de pintura, de hecho no tengo un estudio de grabación.

 

¿Desarrollando tantas actividades artísticas ha dicho en algunas ocasiones que pintar es su mayor pasión o es algo que depende de su estado de ánimo?

No entendería mi vida si no dedicara el tiempo que puedo a dibujar. En ese sentido, diría que es mi pasión. Pero luego, cuando escribo poemas me dejo abducir por ese vuelo y también cuando hago canciones. Pero debo admitir que donde me siento más cómodo es en la pintura, porque es lo que he hecho por más tiempo.

 

¿Y en la música cómo empezó?

En la música por accidente. Mi padre escuchaba mucha música en casa, sobre todo ópera y esa música la tengo heredada. Varios años más tarde escribía poemas con mi guitarra y era inevitable juntar los dos procesos. Después me vi motivado por diversas influencias como la primera vez que escuché a (Atahualpa) Yupanqui, que me embargó esa manera suya de escribir esas canciones tan sencillas y tan hondas. Más tarde la obsesión por Bob Dylan, los poetas surrealistas y The Beatles.

Cuando escuché a Dylan pensé que si ese tipo con esa voz tan poco melódica y con cuatro acordes lo hacía, yo también podía curiosear en eso de hacer canciones. Después mis canciones las escucharon algunos amigos, me las pidieron y yo me resistía a cantarlas; pero al cabo de un tiempo me empujaron a defender lo que escribía. Nunca jamás pensé que grabaría tantos discos y haría tantos conciertos.

 

¿Tuvo temor en su primer concierto masivo?

En el primero y en el último. Esa sensación de responsabilidad de cantar a la gente que ha salido de sus casas y se ha tomado la molestia de comprar el boleto para ir a verte es grande. Siempre pienso, ¿quién soy yo para contarle mis penas y mis alegrías a nadie?

 

Hablando de responsabilidad. Usted alguna vez ha dicho que se dedica a la canción para recuperar la dignidad de la música…

Sí, porque el género de la canción ha sido considerado un arte menor. Están los poetas, los músicos, los pintores, los arquitectos… pero para un poeta un escritor de canciones es un arte de segunda, y para un músico, el compositor es un arte menor. Creo que no tiene por qué ser así, porque escribir una canción es muy difícil, porque son muchos elementos que hay que combinar, son textos bien escritos, con razón de ser y con una función de comunicación. Es muy enigmático esto de escribir canciones, porque hay escuelas para todo menos para escribir canciones, ni para poetas. Es una aventura personal y no se aprende en ningún sitio, porque cada uno aprende su manera de comunicar.

 

Dedicándose a tantas cosas, sin embargo es más conocido como músico, ¿le causa alguna molestia ser recordado como cantautor?

No, yo quiero que me recuerden como una buena persona sin etiquetas de nada. Pero es que obvio que se me conozca más como autor de canciones e intérprete porque el medio de la canción es más grande, porque una canción suena en la radio y miles de personas las escuchan. Mientras la pintura y la poesía es más minoritaria en el gusto de las personas.

 

Sus fanáticos eligen canciones favoritas. Muchos dicen que “Al alba”, “Sin tu latido”, “Alevosía”… ¿Usted ha escogido la suya?

Ahí lo tengo una difícil, porque no tengo una favorita, porque es como el tópico de los hijos que no hay favorito, depende del momento. Todas las canciones surgen como consecuencia de una circunstancia especial que depende de un estado de ánimo, así que me resulta muy difícil elegir cuál estado de ánimo me gusta más que el otro, porque todos forman parte de la vida.

 

¿A qué nunca le escribiría una canción?

A muchas cosas. (Pausa). A la ciencia del mercado, a este mundo que está dominado con mayor virulencia por una dictadura feroz del mercado. Creo que jamás haría una canción celebrando la existencia de los mercados.

 

¿Y cómo valora la crisis económica que vive España en este momento?

Me alegra que me hagas esa pregunta, porque ojalá tuviera una respuesta. Estamos viviendo una situación muy conflictiva, muy fea. Occidente en general, Europa en particular y España en una forma más puntual, vive el derrumbamiento de una serie de valores tanto morales, éticos, sociales, financieros. Se juntaron toda una serie de agujeros y lo más complicado es ver qué puede suceder. Este año tenemos elecciones y hay mucha desafección por todo, sobre todo en lo político, pero vamos a ver, porque hay un nuevo movimiento que es Podemos, que está devolviendo un poco una cierta ilusión y va a tener mucha significación, porque va a tener muchos electores.

Espero que no toquen el poder, porque el poder lo destroza todo, pero está muy bien que estén porque pueden ser como un revulsivo para poner en firme a los demás. Son gente joven con muchas ganas de cambiar el país.

 

¿Siente simpatía por Pablo Iglesias y el resto de dirigentes de Podemos?

Sí, yo creo que todo mundo siente simpatía por ellos, solamente los muy recalcitrantes defensores del sistema que se derrumba son los que no, pero es un movimiento transversal que atrae a mucha gente que ha votado por otros partidos y ahora muy probablemente voten por ellos.

 

¿Y votará por ellos?

Yo no suelo votar, pero si voto, tal vez.

 

Uno de sus grandes cariños ha sido Cuba, que ahora ha entrado en una nueva etapa. ¿Cómo ve ese acercamiento con Estados Unidos?

Cualquier cambio que se desarrolle en Cuba hay que hacerlo con la Revolución, con ellos y no en contra, porque para mí la Revolución Cubana es significativa en la historia, porque marca un antes y un después en la relación entre América Latina y sus vecinos del norte. Es un país que sigue viviendo a pesar del embargo brutal y en ese sentido creo que las críticas siempre serían injustas hacia ellos. Por eso digo que esperemos que se levante el embargo, y uno podrá tener opiniones más o menos profundas. Aunque hay muchas cosas que no me gustan, creo que deben cambiarlos

con ellos…

 

A propósito de Cuba, muchos de sus seguidores le piden un nuevo concierto “Mano a Mano” con Silvio Rodríguez, ¿será posible?

Hablamos de hacerlo hace un par de años, cuando se cumplieron 20 años de la primera vez, pero teníamos compromisos, pero quizás en algún momento lo hagamos. Aunque las segundas partes nunca fueron buenas y aquello ya quedó en la historia, pero uno nunca sabe si en una noche especial digamos: “Volvamos a juntar canciones”.

 

Aquí en Nicaragua compartirá escenario con Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy. ¿Es la primera vez que hacen algo juntos?

Hemos compartido escenarios en conciertos colectivos en España, aunque no juntos, así que veremos qué ocurre en estas presentaciones.

 

¿Qué referencias tiene de Nicaragua?

Rubén Darío ejerció sobre mí una enorme influencia, sobre todo cuando muy adolescente escribía poemas a su manera, porque me impactó mucho su manera de entender la poesía, la musicalidad, que era muy rara para la poesía española. La Revolución Sandinista es un hito dentro del concepto del país, Ernesto Cardenal y su poesía. Espero irme con muchas ideas, libros, sobre este pequeño, pero valiente país.

 

El artista

Luis Eduardo Aute

Nació en Manila (Filipinas). Es un cantautor y poeta español que también se ha dedicado a la pintura, al cine y a la escultura. Tiene más de 30 discos grabados con sencillos de gran trascendencia internacional como “Alas y balas”, “Sin tu latido”, “Slowly”, “No te desnudes todavía”, “Alevosía”, entre otros.
Ha publicado 15 poemarios, participado en una decena de piezas filmográficas y realizado diversas exposiciones individuales y colectivas de pintura.