•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una nicaragüense que aspira a establecer una cadena de cafeterías en Estados Unidos dio su primer gran paso en Boston, al abrir “El Recreo State Coffee”, al que llegaron más de 350 personas el día de su inauguración.

La capitalina Miriam Morales y su esposo, el puertorriqueño Héctor Morales, son quienes impulsan el negocio que utiliza café de Jinotega.

Según Morales, quien lleva viviendo más de 20 años en Boston y es graduada en ingeniería industrial por la Universidad Northeastern, la idea nació desde julio pasado, cuando vio la necesidad de abrir una cafetería diferente en los Estados Unidos.

Su propuesta es que el café fuese tostado en el propio negocio y que el granito de oro sea importado directamente desde donde se cultiva, sin la necesidad de intermediarios.

La historia

Esta capitalina explicó que aunque sus padres han tenido una finca productora de café por más de 50 años en Jinotega, al norte de Nicaragua, su pasión por el grano de oro despertó hace cuatro años.

Se dio cuenta que viviendo en los Estados Unidos podía abrir nuevas puertas al café nica, por lo que tenía que buscar la forma de importar café desde la finca de su padre y tostarlo en un lugar que le facilitara la distribución.

Se dio a la tarea de tocar puertas por todo el país norteamericano para vender el café ya tostado.

Recuerda que muchas puertas se les cerraron porque ya había países productores de café de renombre dominando el mercado estadounidense, pero esto no fue motivo para desistir y continuó tocando, hasta que al final logró abrir una, y aprovechó la oportunidad para vender la calidad del café nica.

Recordó que desde ese entonces, el negocio empezó a marchar tan bien que importaba un contendor de café cada año desde la finca de su padre hasta Nueva York, lugar donde instaló su base de operaciones.

La segunda etapa

Una vez fortalecido el negocio, logró realizar contratos para vender su café a grandes cadenas de supermercados, como Whole Foods, MarketBasket, entre otros.

Además, firmó un contrato con una de las heladerías más importantes de los Estados Unidos: J.P Licks.

Representantes de J.P. Lickshan viajado a Nicaragua en varias ocasiones para vivir la experiencia del proceso de producción del café.

Morales también consiguió que la finca donde siembran el café en Nicaragua, fuese certificada como una zona productora de café, ejemplo a seguir en Centroamérica.

La certificación la otorgó la prestigiosa organización Rainforest Allianc, que tiene como objetivo conservar la biodiversidad y aplicar buenas prácticas empresariales.

Diversificando el negocio

La empresaria también ha sido una de las pioneras para que otros productos nicaragüenses puedan ingresar al mercado bostoniano.

Target, una de las principales tiendas de los Estados Unidos, distribuye actualmente café nicaragüense y otros productos como la yuca y el ron nicaragüense que han empezado a establecerse en Boston.

“Mi meta ahora es poner una cadena de cafeterías y que el 25 por ciento de nuestras ganancias vaya directamente a la gente pobre de las comarcas que viven cerca de la finca, nosotros tenemos un lema que es “Café de alta calidad con una responsabilidad Social”, porque la vida no solo es hacer dinero, también hay que compartir las ganancias con la gente que más se sacrifica”, describió Morales.

 

Las reglas

Labores • La nicaragüense Miriam Morales dice que tienen un lema: si alguien quiere trabajar en la finca en Jinotega, debe enviar a sus hijos a clases.

Por eso han construido una escuela para que los empleados que laboran en la hacienda puedan mandar a sus hijos a estudiar.

Además, han construido una guardería para que las madres puedan dejar a sus hijos mientras ellas están cortando el grano de oro.

Morales insta a los nicaragüenses a nunca darse por vencidos.

“Todo se puede hacer en la vida si uno pone el empeño, siempre habrán obstáculos en la vida, pero no será imposible poder vencerlos si damos lo mejor de nosotros”, destacó.