•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Autoridades de la Policía departamental de Rivas y representantes del Ministerio Público, acordaron incinerar la tarde de ayer los 198 paquetes de cocaína incautados el dos de noviembre a una supuesta banda de tumbadores de droga de Rivas, que precisamente fue capturada en el municipio de Tola, cuando robaban el cargamento que según la Policía pertenecía a Gilber Antonio Vanegas Vargas.

Los 198 paquetes incinerados a las tres de la tarde en el basurero de Rivas, tenían un peso de 218 kilos y su valor estimado en Nicaragua era de un millón 300 mil dólares, ya que de acuerdo con información de la Policía, en nuestro país el kilo de cocaína se cotiza a seis mil dólares.

Como se recordará, fueron siete los supuestos tumbadores de droga capturados en el operativo que la jefatura de la Policía Nacional denominó ”Diriangén Dos”, y a ellos se sumo la detención del supuesto propietario de la droga y “víctima” en este caso de los tumbadores.

Uno de los tumbadores fue identificado por la Policía como Max Castaño García, de 34 años; quien conducía en el sector de la comunidad del tambo un camión placas MZ 0160, donde se encontraron 87 paquetes ocultos debajo de una capa de arena. Los otros detenidos son: Carlos Javier Siézar Robles, de 40 años; Juan Carlos Pineda Orozco, Antonio Ruiz Martínez, de 34; Carlos Javier Corea Espinoza, de 26, y los hermanos Miguel Antonio y Jorge Luis Jáenz, de 32, y a éste la Policía le encontró cinco paquetes en una mochila y a su hermano le hallaron otro.

Todos ellos fueron remitidos el 16 de diciembre a juicio oral y público por los delitos de transporte de droga y crimen organizado. En tanto, Vanegas Vargas también estará en el banquillo de los acusados ese día, pero solo por el delito de trasporte de droga, ya que en su camioneta, que fue encontrada abandonada en El Astillero, se encontraron los otros 103 paquetes de cocaína que totalizaron los 198 que se incautaron ese dos de noviembre.