•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega fue recibido nuevamente en Honduras con protestas organizadas por mujeres. Ortega llegó al país vecino para participar en la Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), donde también estuvo el ex candidato municipal Eduardo Montealegre, quien pretendía denunciar ante los presidentes un fraude en su contra.

Unas pocas mujeres de la organización “Visitación Padilla” esperaban a Ortega fuera del lugar donde se efectuó la reunión de presidentes y ministros miembros del SICA.

Según reportes de la prensa hondureña, las mujeres esperaron hasta que el mandatario se presentó al sitio, unas dos horas después de que estaba prevista la apertura del acto.

Afuera del lugar también se quedó el diputado y ex candidato a la alcaldía de Managua, Eduardo Montealegre, quien acompañado de los ex candidatos de León, Ariel Terán; de Jinotega, Germán Zeledón, y de Masaya, Francisco Valdivia, pretendía entregar una carta a los presidentes centroamericanos en la “que exponen los pormenores de las irregularidades que cometió el CSE antes, durante y después de las elecciones municipales para revertir los resultados electorales a favor del FSLN”.

Montealegre, sin embargo, no logró entregar la carta porque la seguridad le impidió entrar al Club Social Centro Hondureño Árabe, donde se realizó la Cumbre, informó el diario La Prensa de Honduras.

“Nuestra demanda se reduce a exigir al Consejo Supremo Electoral que publique los Resultados Preliminares Provisionales del escrutinio del 100% de las Juntas Receptoras de Votos en todos los municipios del país; y realice una revisión Acta por Acta en todos los municipios, con la participación de los fiscales de los partidos políticos y de observadores electorales”, dice parte de la carta que llevó Montealegre.

Se la repitieron
Las mujeres del “Visitación Padilla” se apostaron con pancartas que decían “Ortega violador”. Éstas son las mismas que protestaron durante la firma de adhesión de Honduras al ALBA, en agosto pasado, cuando Ortega llegó a ese país.

En esa ocasión las protestas contra el Presidente fueron adoptadas por todos los movimientos feministas de Honduras, y llegó a tal punto que la entonces ministra del Instituto Nacional de la Mujer (Inam), Selma Estrada, renunció en actitud de protesta por la presencia de Ortega.

Ortega fue acusado de violación por su hijastra, Zoilamérica Narváez, quien incluso acusó al Estado de Nicaragua en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero luego de estas protestas retiró la demanda.