•  |
  •  |
  • END

“Hoy me siento como que perdí 50 años de mi vida, porque lo que está viviendo Nicaragua es un desmadre total, y para mí se debe a actuaciones irregulares del Consejo Supremo Electoral, porque para mí, los magistrados del CSE se deben al pueblo y están obligados a demostrarle al pueblo que sus actuaciones fueron correctas. No es cuestión de decir: es correcto porque yo digo que es correcto”. Así se expresó la noche del jueves la doctora Miriam Argüello, durante la transmisión del programa “Esta Noche”, que dirige el periodista Carlos Fernando Chamorro.

Las palabras de Argüello fueron respaldadas por el diputado de la Convergencia, Agustín Jarquín, quien criticó duramente la actuación del CSE y del gobierno, al abusar de los recursos del Estado para beneficiar al FSLN.

Con las declaraciones de ambos diputados todo hace indicar que la llamada Convergencia está resquebrajada. Las evidentes anomalías que se presentaron en las elecciones municipales del pasado 9 de noviembre, fueron el detonante de una crisis que empezó el mismo día que Ortega tomó posesión de la Presidencia.

No son tomados en cuenta
Ambos admitieron que dicha alianza con la que el orteguismo alcanzó el poder no está funcionando, y ni siquiera son tomados en cuenta por los diputados de la línea dura del presidente Daniel Ortega.

Argüello admitió que hubo muchas irregularidades en las pasadas elecciones, y vio situaciones que Nicaragua había superado a partir de 1990, con evidente alusión a los fraudes del somocismo.

“A mi parecer hay una irregularidad (en los resultados electorales) porque la ciudadanía está insatisfecha por lo que ocurrió el 9 de noviembre”, dijo Argüello.

Recontar al menos 30%
Para la diputada convergente, se debe, al menos, revisar el 30 por ciento de las Juntas Receptoras de Votos y presentar las actas originales de las Juntas donde el CSE no ha enseñado el 100%.

“¿Por qué el CSE no le da la satisfacción y tranquilidad al pueblo nicaragüense?: acá están las actas, hagamos un recuento”, consideró Arguello.

Nada de diálogo
La diputada se mostró en total desacuerdo con que se llegue a una solución a través de un diálogo nacional, pues eso es ponerle “parches” al problema.

“Eso (el diálogo) provoca en la ciudadanía un desasosiego que no vamos a poder resolver, porque siempre estará la inconformidad”, continuó.

Agustín Jarquín, por su parte, admitió que la Convergencia no está activa, y que su rol está limitado como miembros de la bancada oficialista. “Este tema nos preocupa severamente y hacemos votos para que se pueda superar”, indicó.

Más críticas a CSE
Jarquín Anaya dijo compartir planteamientos de Argüello, y lamentó lo que actualmente está sucediendo en Nicaragua. Anaya fue más allá en sus declaraciones al mencionar que las irregularidades se dieron desde que inició la contienda electoral con la eliminación de la personería jurídica al Movimiento Renovador Sandinista y al Partido Conservador, pese a que éstos ya estaban en la contienda electoral.

Además, cuestionó la no acreditación de parte del CSE a los organismos de observación electoral nacional e internacionales.

“Comparto este criterio con Doña Miriam y lo hemos expresado todos estos días. Han sido unas elecciones accidentadas desde el inicio… con cancelarle la personería jurídica a partidos, una vez que ya estaba iniciada la contienda no fue correcto, tampoco la negación de la observación nacional e internacional”, apuntó Jarquín.

Los recursos del Estado
El ex contralor de la República criticó el uso de recursos del Estado de parte de los sandinistas para hacer las campañas electorales.

“Los responsables principales de la situación compleja que se está viviendo actualmente es el CSE”, dijo tajantemente Jarquín Anaya.

Ambos diputados explicaron que a partir de las elecciones municipales no han tenido ninguna comunicación con el presidente Ortega.

Contra reparticiones sectarias
Consultada acerca del modelo político que se está implementando en Nicaragua, Argüello se mostró contraria a que se beneficie a unos y a otros no, por no pertenecer a los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

“Me alié con el FSLN para el bienestar del pueblo de todos los nicaragüenses, sin excepción, no para determinado nicaragüense que pertenecía a un partido, sino para todos, lo que implica que todo nicaragüense tiene derecho a optar con igualdad al trabajo y a los beneficios”, dijo.