•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Después de un mes de haberse incautado un millón 914 mil 800 dólares que iban ocultos dentro de dos tanques de gas butano de 25 libras, el Ministerio Público de Rivas aún no presenta cargo alguno en contra del único señalado de esta actividad ilícita catalogada como contrabando, delito que según la Policía fue cometido por Fernando Benvenuto Méndez Villagra, de 45 años.
Pero Méndez Villagra continúa prófugo, y, según la Policía, habita en una comunidad del municipio de Cárdenas, y el 12 de noviembre le propinaron el millonario quiebre gracias a una operación denominada “Diriangén”, ejecutada en combinación con el Ejército.
Ese día a las 7:30 de la noche, a Méndez Villagra le dieron persecución cuando fue divisado conduciendo un taxi verde placas RI-637, y al ver que lo seguían se dio a la fuga en dirección al municipio de Buenos Aires, pero ahí dejó abandonado el vehículo en el sector de “El Cocal”.
Al revisar el vehículo, los oficiales encontraron en el valijero los dos tanques de gas que contenían los casi dos millones de dólares. Posteriormente, en la pruebas de Ioscan que la Policía practicó a los dólares y a los cilindros de gas, se determinó la presencia de residuos de droga, por lo que en ese momento el subcomisionado César Useda, jefe de Auxilio Judicial de la Policía de Rivas, señaló que al delito de contrabando se podía sumar el financiamiento al narcotráfico.
Sin embargo, a la fecha, el expediente continúa en manos de la Fiscalía, y la fiscal departamental, Isolda Ibarra, al ser abordada sobre este tema, dijo que la acusación la interpondrán en el juzgado correspondiente antes de que salgan de vacaciones, o sea antes del 21 de diciembre.
A la vez, afirmó que la acusación será por contrabando aduanero, “ya que de momento no hay otras investigaciones para acusar de lavado de dinero, sólo el hallazgo de las pruebas de Ioscan, y para acusar por este delito hay que comprobar la vinculación de esta actividad ilícita, que va más allá del hallazgo de las partículas y el mecanismo”, expresó.
La fiscal departamental explicó, de paso, que en las últimas dos semanas del año quedarán laborando tres fiscales y dos asistentes, que se encargarán de ver las causas de las personas que estén detenidas.