•  |
  •  |
  • END

EL VIEJO, CHIANANDEGA
El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, señaló como profanación y sacrilegio la destrucción de imágenes de la Santísima Virgen María en las rotondas de Managua, y exhortó al gobierno a buscar una solución a la crisis económica, social y política en que se encuentra nuestro país.

“Es preocupante la situación que se vive en el país, los obispos tratamos de orientar e iluminar a nuestro pueblo desde una postura religiosa, todos tenemos que encontrar esa solución, somos los seres humanos quienes tenemos que encontrar esos caminos”, aseguró el prelado durante el desarrollo de la homilía celebrada este seis de diciembre, en la tradicional “Lavada de la Plata” en la Basílica Menor, en el municipio de El Viejo.

Agregó Vivas Robelo que en nuestro país urge un encuentro entre los nicaragüenses. Puede ser un diálogo o una manifestación cívica para unir criterios y fuerzas. “Pues unámonos, porque cada uno puede aportar para buscar soluciones a una situación que ya no se aguanta”, aseveró.

Montealegre y Nicho Marenco
La eucaristía celebrada este sábado en la Basílica Menor de El Viejo congregó a miles de feligreses que además participaron de la tradicional “Lavada de la Plata”. Fue notoria la asistencia del diputado y ex candidato a alcalde en Managua, Eduardo Montealegre. También se observó al alcalde de Managua, Dionisio Marenco.

Montealegre criticó, al igual que monseñor Vivas Robelo, el abuso del gobierno al instalar imágenes en las rotondas de Managua. “Es un abuso del gobierno, es una situación que no debería estar sucediendo, se están aprovechando de una fiesta religiosa, han querido politizarla y siguen haciéndolo todos los días, la verdadera reconciliación es con la iglesia y no como lo están haciendo o pretenden venderla”, añadió.

La “Lavada de la Plata” atrae a muchedumbres, y la señora María Jacinta Fajardo, de 45 años, oriunda de El Viejo, tiene más de 20 años de asistir ininterrumpidamente a esta celebración.

“Vengo con mi familia todos los años, es una celebración, no la podemos perder, nos llena de mucha fe cristiana, y tenemos que cumplirle a nuestra Madre Santísima, la visitamos una vez al año y le dedicamos una día entero”, dijo Fajardo.