•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS

El decreto presidencial que da derecho a las comunidades indígenas afectadas por el huracán Félix a aprovechar la madera tumbada por el fenómeno para la reconstrucción de sus casas y sostenimiento de las familias, podría quedar sin aplicación en el municipio de Waspam, luego que el alcalde Cornelio Tebas, retara una vez más al gobierno central con quién manda más.
Con el pronto arribo de la Navidad, y la crisis económica que enfrentan los damnificados por el huracán, los comunitarios de Kwiwi Tingni y Dikua Tara, pertenecientes al territorio de las diez comunidades, decidieron hacer uso de lo que la Ley de Autonomía les otorga: “Uso, goce y disfrute de sus recursos naturales”.
Sin embargo, inspectores de la Alcaldía de Waspam, ubicados en el retén de la comunidad de Dikua Tara, retuvieron los dos camiones donde transportaban la madera para el municipio de Puerto Cabezas, donde esperaban venderla.
Según los afectados, a pesar de que la Ley de Autonomía y el decreto presidencial los amparan, las orientaciones del alcalde Cornelio Tebas parecieron estar por encima de todo eso, razón por la cual, al ver que no tenían de otra, se vieron obligados a retirar por la fuerza a los inspectores de la Alcaldía de Waspam y desaparecer definitivamente el puesto de control ubicado entre los municipios de Puerto Cabezas y Waspam.
Unos doscientos comunitarios llegaron al lugar el pasado sábado, armados de machetes, palos y hachas, y liberaron los camiones que por órdenes del alcalde no habían podido pasar del retén.
Según Cinturiano Knathg, miembro del Consejo Regional y de la Junta Directiva del Consejo Regional Autónomo de la RAAN, esto es un problema viejo que tiene sus orígenes en que las dos comunidades mencionadas, históricamente han pertenecido al territorio de las diez comunidades que tienen sede en Bilwi.
Mientras tanto, los comunitarios que lograron librar su madera han advertido a la alcaldía de Waspam que no los provoquen ni mucho menos jueguen con la cena de Nochebuena de sus hijos, porque no responderán.