•  |
  •  |
  • END

Es difícil hacer proyecciones de hasta cuánto caerá el precio del petróleo, que este fin de semana cerró en 40.81 dólares por barril, un nuevo precio mínimo en casi cuatro años, pero para el economista Róger Cerda, es probable que el valor del crudo disminuya a 30 dólares el barril, como parte de los efectos de la crisis económica internacional.

Agregó que aunque la reducción aún no se traduce significativamente en los productos de consumo básico de Nicaragua, a la larga tendrá que ir provocando esa reducción en el mercado interno.

Cerda señaló que hay existencias de una serie de productos que fueron comprados o producidos a costos más elevados que los actuales, y esa es la razón de que aún no hayan bajado lo suficiente.

Consideró que por ahora estamos sintiendo un alivio, porque con la baja del precio del petróleo están reduciéndose los valores de los combustibles y la factura eléctrica, pero que esto afectará al productor y al inversionista, porque en una economía en recesión, y sobre todo si se experimenta la deflación, sólo sobreviven las empresas más grandes, los que están mejor preparados.

La deflación es un efecto contrario a la inflación, donde los precios comienzan a caer constantemente, pero los consumidores dejan de comprar, porque consideran que no vale la pena gastar en algo ahora, si mañana continuará bajando de precio y la economía se ve seriamente afectada.

Cerda mencionó otro aspecto negativo que puede ocasionar esta situación económica, y es que con la baja del precio del petróleo, también caen los precios de nuestras exportaciones, y al bajar las ventas al exterior se produce un círculo vicioso, porque no se puede aumentar la producción de los rubros que están bajando de valor.

“Si un cafetalero o un manicero mira que el precio está desplomándose, no se le ocurrirá ampliar estos cultivos o aumentar la producción, porque se puede hundir. Más bien hay que cortar producción y concentrarse en lo central, en lo fundamental que uno produce de su actividad”, apuntó.

Nada impide caída a 30 dólares
Aunque los especialistas en la materia son más cautelosos ahora en hacer proyecciones sobre precios futuros, analistas estadounidenses consideran que nada impide que el valor del barril de petróleo llegue dentro de poco a bajar hasta los 30 dólares, producto de la crisis económica mundial.

Los mismos analistas, al igual que el economista Róger Cerda, estiman que esta crisis puede durar al menos dos años.

El economista recordó que hace dos años dijo que lo único que podría hacer bajar el precio del petróleo era una reducción en la demanda, “porque había subido demasiado por una demanda excesiva que reflejaba una ‘burbuja’ económica, además del debilitamiento del dólar”.

Añadió que después de esta situación que condujo a una recesión, se refleja ahora no sólo en el derrumbe de bancos, sino también de gigantes industriales y comerciales, como fábricas de autos, producción y grandes cadenas de almacenes.

Dijo que el impacto de la crisis también se verá reflejado en China, que no es un motor de la economía mundial, sino simplemente una gran zona franca de los países industrializados para procesar productos muy baratos y mantener elevados los niveles de consumo de las metrópolis, con una inflación baja.

“Todo el crecimiento de China e India era reflejo del elevado consumo de Estados Unidos y Europa, pero al verse afectado ese consumo, cae el precio y afecta la oferta”, indicó.

Afectará a países petroleros
Cerda aseguró que al bajar considerablemente el precio del crudo, los países que exportan petróleo se verán afectados por la reducción que tendrán en sus ganancias.

Arabia Saudita, Kuwait, Noruega, Irán y Venezuela verán afectados sus proyectos de inversión y de gasto público, porque tendrán menos recursos, explicó el economista.

Añadió que igualmente, nosotros nos veremos afectados porque los precios de exportación de productos como la carne, café y azúcar, que están entre los principales rubros que vendemos al exterior, van a disminuir con esta crisis.

¿Qué es la recesión?
La recesión, según el economista Cerda, es una caída significativa en todas las actividades económicas que dura más de unos meses y es visible en la producción industrial, el empleo, el ingreso real y el comercio al por mayor y al detalle.

Señaló que las recesiones son normales, parte del ciclo de los negocios, pero son desagradables y pueden durar de seis a 18 meses, época en que normalmente se bajan las tasas de interés para estimular el consumo y la inversión.

Otro término parecido es la depresión, la que se puede definir como una recesión que dura más tiempo y presenta una baja mayor en la actividad económica.

Explicó que antes de la Gran Depresión de 1930 en Estados Unidos, cualquier baja en la actividad económica se llamaba depresión, pero en ese tiempo se desarrolló el término recesión, para diferenciar períodos de bajas menores, tales como las ocurridas en 1910 y 1913.